¡Otra vez bronquiolitis!

Share on FacebookTweet about this on Twitter


nebulizacion1¿LA BRONQUIOLITIS PUEDE REPETIRSE?

Julio 2016

La bronquiolitis es una enfermedad respiratoria que afecta al aparato respiratorio del niño generalmente menor de 2 años de edad. Es producida por un virus: el sincicial respiratorio, más conocido por sus siglas: V.S.R.  Otros virus también pueden provocar cuadros similares como por ejemplo el de la gripe y el adenovirus.

 Es una enfermedad que si bien puede aparecer en cualquier época tiene su pico de incidencia durante el otoño e invierno de cada año

La enfermedad produce obstrucción de los bronquiolos, la parte última y más pequeña de los bronquios, provocando en el niño dificultad para respirar.

dificultad respiratoria2La bronquiolitis se inicia como un resfrío común, agregándose en forma progresiva tos e incremento de la frecuencia respiratoria. La fiebre no suele ser muy elevada o incluso puede no existir. La enfermedad puede manifestarse en forma leve, moderada o grave. Estos últimos casos suelen requerir internación, con gran dificultad en la respiración pudiendo llevar, sin tratamiento adecuado, a la disminución en la ventilación pulmonar.

dificultad respiratoria3La dificultad respiratoria se expresa en estos niños con el mencionado incremento de la frecuencia pero, además, el esfuerzo lleva a la retracción de las costillas y el abdomen con cada movimiento respiratorio. En los casos más severos la dificultad se manifiesta como una respiración llamada “en balancín”, con gran depresión del abdomen acompañando a la elevación del tórax y a viceversa. Todo ello manifiesta la utilización de músculos accesorios para lograr expandir los pulmones y seguir respirando.

dificultad respiratoria4El diagnóstico de la enfermedad es siempre clínico. El médico generalmente confirma la dificultad respiratoria, la disminución de la entrada de aire en los pulmones y los silbidos a la auscultación. No se requieren radiografías, a menos que se sospeche alguna complicación. Algunos casos necesitan evaluaciones periódicas para comprobar la evolución del cuadro.

No hay tratamiento específico para la enfermedad. Hay medidas de soporte que consisten en bajar la fiebre, posición algo incorporada para que respire mejor, fraccionamiento en la alimentación y la utilización de solución fisiológica para fluidificar las secreciones.

Si bien frecuente, la utilización de broncodilatadores en nebulización o aerosol no poseen eficacia comprobada en casos de bronquiolitis. Tampoco han demostrado eficacia los corticoides por vía oral o parenteral.

La mayoría de los niños suelen cursar su enfermedad durante una semana y una vez superada la dificultad respiratoria poseen una recuperación completa.

Sin embargo se observa que algunos bebés que desarrollan la enfermedad durante los primeros meses de vida suelen, con frecuencia, repetir en meses o temporadas sucesivas cuadros similares de distinto tipo de gravedad. No se conoce con claridad los motivos pero la primera infección provocaría una reactividad especial, generándose en forma rápida obstrucción y dificultad para respirar ante cualquier resfrío. Son niños  que a partir de cada catarro inician episodios de fatiga y silbidos en el pecho de variada gravedad. De allí que se recomiende en los bebés, especialmente en los menores de 6 meses, medidas preventivas para evitar infecciones respiratorias durante ese período, por más banales que parezcan. Cualquier resfrío en el hermano o familiar puede iniciar un cuadro de bronquiolitis en el lactante. Esto es especialmente importante en los niños nacidos durante los veranos y que como consecuencia cursan su primer semestre de vida en la época invernal con máxima circulación de virus respiratorios en la comunidad.

Algunos trabajos de investigación han comprobado que muchos niños que han padecido bronquiolitis durante los primeros meses de la vida presentan incluso luego, durante la segunda infancia episodios de dificultad respiratoria con silbilancias. Son las llamadas bronquitis obstructivas recidivantes. Las mismas generalmente poseen buena evolución con broncodilatadores y en la mayoría de los niños las crisis se van espaciando a medida que pasan los años. NO obstante una pequeña cantidad de ellos desarrollará asma durante la adolescencia y edad adulta.

Tips a tener en cuenta en la bronquiolitis:

  • Factores de riesgo: ausencia de lactancia materna, nacimiento prematuro, humo de cigarrillo en el hogar, asistencia a guardería infantil
  • Síntomas: dificultad para respirar. Respiración más de prisa, tos, se marcan las costillas y el abdomen sube y baja en forma exagerada con cada respiración.
  • Gravedad: estará dada por el grado de dificultad, la imposibilidad de alimentarse, decaimiento general, color morado alrededor de los labios, enfermedades cardíacas preexistentes.
  • Tratamiento: Bajar la fiebre, alimentación fraccionada, nebulizaciones frecuentes con solución fisiológica y si es posible aspiración de mocos.  Mantener al niño algo incorporado para que respire mejor.

Se administra oxígeno a los niños que por su gravedad requieren internación.

  • Prevención: lavado frecuente de manos en adultos y niños, evitar la concurrencia a guarderías en menores de 3 meses, evitar contacto con niños y adultos enfermos, ventilar los ambientes, no al humo del cigarrillo, vacunación completa.

logo-facebook

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *