Pirotecnia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

pirotecnia1LOS FUEGOS QUE AMENAZAN

 

 

 

Diciembre 2016

Un invitado no deseable a las fiestas de fin de año lo constituye la pirotecnia. Los petardos, los cohetes, las bengalas, las estrellitas, los fuegos artificiales pueden constituir en cualquier momento un final de fiesta repentino y no deseado.

La detonación de todos estos objetos en manos inexpertas o lo que es peor en manos de niños favorece la producción de accidentes. Cada año ocurren cientos de estos episodios ocasionando quemaduras, algunas graves, traumatismos y pérdidas materiales por los incendios de viviendas y vehículos.

La detonación de estos artefactos siempre es compartida. El que consume pirotecnia lo hace para presentarla y ofrecerla como entretenimiento entre amigos o familiares. De allí que muchas veces hay niños y adultos que se exponen a sus peligros aún siendo sólo espectadores.

pirotecnia2

En Argentina al menos más de 1000 personas anualmente deben ser asistidas en instituciones de salud por lesiones por pirotecnia,  50% son niños, 75% son varones. Además 25 % a 50% de los lesionados son solo espectadores u observadores, que no manejan ni encienden artefactos pirotécnicos.

40% de las lesiones ocurren en la cabeza (ojos 15 a 30 %). Las manos y los dedos son afectados entre el 20 y el 40%. El resto de las lesiones ocurre en pies, al pisar artefactos sin detonar, tronco y genitales, estos últimos motivados por llevar cohetes dentro de bolsillos.

pirotecnia5

Es importante tener en cuenta que no existe la pirotecnia segura o de bajo riesgo. Todas pueden producir lesiones.

Hasta las “estrellitas” puede incendiar la ropa o lesionar los ojos. La punta de una bengala se quema a una temperatura de más de 537 ºC, suficiente para causar quemaduras de tercer grado.

Las quemaduras por pirotecnia en los niños ocurren aún con supervisión de los adultos.

pirotecnia3Como vimos antes, no alcanza sólo con no permitirles el uso de la misma. Muchos resultan lesionados por solo el hecho de estar observando el encendido y la detonación.

La producción de accidentes es más frecuente con pirotecnia clandestina. Pero las quemaduras ocurren también con productos autorizados.

Hay conductas y situaciones riesgosas que facilitan la ocurrencia de accidentes por pirotecnia.

  • Los niños de por si inquietos y curiosos, el frecuente cambio de roles de algunos padres, queriendo ser amigos o compinches de sus hijos y permitiendo la utilización de estos productos.
  • Las reuniones, tan frecuentes en esta época, donde se suelen perder de vista a los chicos en una misma casa, sin saber qué pueden estar haciendo en el balcón o en el patio.
  • El encendido de cualquier producto de pirotecnia.
  • El reencendido de artefactos que fallaron o no encendieron.
  • El transporte de estos productos en los bolsillos.
  • Arrojar pirotecnia a otras personas o cosas.
  • La utilización de pirotecnia en el interior de las casas.
  • La utilización de pirotecnia clandestina, defectuosa, dañada, o adquirida en la vía publica, por correo o Internet
  • Hacer “chistes” o bromas con la pirotecnia.
  • Detonación de pirotecnia en recipientes metálicos o de vidrio.

pirotecnia4

Es frecuente que a los niños más pequeños se les entregue para jugar bengalas o estrellitas ya encendidas. Como vimos anteriormente estos productos lejos de ser inofensivos pueden provocar quemaduras en manos y ojos por la elevada temperatura que poseen en su interior. La poca longitud de los brazos hace que estos productos se encuentren a una distancia de la cara mucho menor a la recomendada

El consumo de alcohol tan frecuente durante las fiestas es un factor que agrega aún más riesgo a la utilización de pirotecnia.

Si compartimos una reunión donde se utilicen estos productos aconsejar:

  • Utilizar pirotecnia en lugares despejados, al aire libre, alejados de otros edificios.
  • Alejar a los niños a una distancia segura
  • Los fuegos de artificio proyectables (cañitas, cohetes, etc.) no deben ser dirigidos o apuntados hacia otra persona, viviendas, elementos combustibles y/o árboles frondosos.
  • Encender los fuegos artificiales uno por uno, y retirarse a una distancia prudencial rápidamente.
  • Proteger cara y ojos.

La única forma de disfrutar en forma segura de la pirotecnia son los fuegos artificiales disparados por personal idóneo durante exhibiciones públicas que cumplan con la normas de seguridad y autorización correspondiente.

pirotecnia6
Muy distinto a ello son los fuegos comprados en el comercio que suelen lanzarse desde terrazas o balcones con el consiguiente peligro para los que lo encienden como para las viviendas cercanas.

Las fiestas no deberían terminar en la guardia de un hospital.

No usemos pirotecnia.

logo-facebookSeguí  también a La Carta del Doctor en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *