Relactación: ¿Qué es?

Share on FacebookTweet about this on Twitter

1 al 7 de agosto: SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA

Cuando parece que hay menos lecherelactacion1

PONER EL PECHO A LAS DUDAS Y TEMORES

Agosto 2017

Por distintos motivos hay muchas madres que, a pesar de su deseo, tienen problemas para continuar la lactancia específica. A medida que pasan los primeros meses notan que disminuye la leche en sus senos, que ya sus pezones no gotean como antes y que el bebé llora y se enoja al no poder extraer la cantidad que satisfaga sus necesidades.

Se sienten angustiadas ante el temor de no poder continuar ofreciendo el pecho y buscan en forma casi desesperada desde un consejo médico hasta alguna experiencia de amigas o familiares. Suele aparecer la tentación del complemento con alguna leche maternizada y con ella la disminución de la succión del pecho, completando el círculo vicioso que reduce más aún la producción láctea.

Si un bebé se puso en forma precoz al pecho luego del nacimiento, si la leche materna con la que se alimentaba era suficiente en los primeros meses, es posible pensar que algo haya sucedido para que el niño no quiera succionar el pecho o que realmente extraiga poca leche. Conviene en principio en estos casos comprobar que tanto en los pechos maternos como en la boca del bebé no existen patologías que impidan la normal prendida. En segundo término repasar y comprobar la técnica empleada para dar el pecho.

  • pecho a demanda 4El cuerpo del bebé debe estar pegado al cuerpo de su mamá.
  • La boca y la mandíbula del bebé deben estar pegadas al cuerpo de la mamá.
  • La boca del bebé debe estar completamente abierta y los labios evertidos.
  • La mayor parte de la aréola o toda ella debe estar escondida dentro de la boca del bebé.
  • El niño da chupadas grandes y espaciosas.
  • El niño está relajado y feliz.
  • La mamá no siente dolor en los pezones.

Las técnicas erróneas pueden impedir el total vaciamiento de los pechos y finalmente llevar a la disminución en la producción de leche. El dolor en los pezones puede corresponder al tironeamiento de los mismos por el bebé debido a su mal posicionamiento llevando fácilmente al agrietamiento y a la producción de hemorragias. En algunos casos no se cumplen los cambios de posición para amamantar. El bebé vacía sólo algunos alvéolos mamarios provocando dilatación en los no vaciados y producción de dolor.

pechoinmunidad5

Otras veces el motivo es algún suceso ocurrido como un viaje, una mudanza o un cambio de rutina que pudo haber originado stress en la madre y además motivar la incorporación de mamaderas para superar el trance. Cuando el amamantamiento no tuvo el afianzamiento completo o correcto, la aparición de las tetinas suele confundir a los bebés. La colocación de la boca y la lengua al succionar de ellas son distintas a la que ocupan con el pezón materno. En estos casos el niño comienza a prenderse mal del pecho prefiriendo la mamadera. La disminución en el tiempo de succión reduce finalmente la producción de leche.

El  ciclo hormonal que regula la producción de láctea puede también estar influido por factores endógenos maternos. La angustia, los miedos, el stress y el cansancio pueden obrar en contra de dicha producción.

A diferencia de lo que muchos creen hay poca relación entre la ingesta de líquidos y alimentos por parte de la madre y la producción de leche.

Existen en la actualidad técnicas llamadas de “relactación”. Las mismas como su nombre lo indica tratan de instalar nuevamente la lactancia materna en aquellos niños que han dejado de recibirla. Fueron en principio pensadas para las madres que por internaciones o patologías propias o de los bebés habían estado imposibilitadas de amamantar. Estas técnicas se ampliaron también a las madres adoptivas y a todos los casos en los cuales se corrobora menor producción de leche o rechazo por parte del bebé.

Estas técnicas siempre deben ser realizadas por profesionales capacitados y entrenados.

relactacion7

Hay factores que facilitan el éxito de las técnicas de relactación:

  • Deseo de la madre, sin presiones externas
  • Que uno de los motivos sea reforzar el vínculo y mejorar la salud
  • El tiempo de interrupción haya sido corto
  • Antecedente de lactancia previa
  • Que se establezca una técnica correcta
  • Apoyo de la familia, profesionales sanitarios y la comunidad
  • Que el niño tenga disposición a mamar
  • Que el bebé tenga menos de tres meses
  • Que no se hayan usado tetinas en el período de no lactancia

relactacion5

Los métodos para la relactación se dividen en dos clases. Los que están dirigidos a incrementar o mejorar la producción de leche y  los que mejoran la succión.

Entre los primeros se encuentran el aumento de la frecuencia del niño al pecho, la extracción manual de leche y finalmente los medicamentos que producen en la madre el incremento de la producción, (galactogogos).

Entre los que mejoran la succión se pueden mencionar a los métodos que estimulan los cambios en las posiciones de amamantamiento, en las técnicas propiamente dichas para relactar y en la eliminación de tetinas.

¿Qué son los suplementadores?

Los suplementadores son elementos utilizados durante las prácticas de relactación. Por medio de ellos se trata de administrar leche materna en niños que aún no pueden succionar, especialmente prematuros, evitando el uso de tetinas. Los más utilizados son las sondas, jeringuillas, vasitos y goteros. En todos ellos, el contacto con el pecho “piel a piel” es fundamental durante la realización de la técnica.

relactacion4
relactacion6
relactacion2

 El uso de los medicamentos “galactogogos” generalmente no resuelve el problema cuando son usados en forma aislada.

Para finalizar se puede afirmar que:

  • el-pecho-maternoLa causa más frecuente para iniciar suplementos con sucedáneos y suprimir la lactancia materna es la sensación por parte de la madre de que el “bebé no se llena”
  • En la mayoría de los casos tal percepción es errónea
  • Sin embargo, los casos de hipogalactia existen, y en general son secundarios a un mal manejo de la lactancia desde el inicio.

Fuente: Belmonte M.F. “Relactación: una estrategia posible” 8ºCongreso de Lactancia Materna. Buenos Aires. 2015

 Seguí también a La Carta del Doctor en logo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *