Sangre en la materia fecal

Share on FacebookTweet about this on Twitter


cacasangre1¡CACAS CON SANGRE!


Noviembre 2013.
La presencia de sangre en las deposiciones es un motivo de consulta frecuente en pediatría que siempre preocupa a padres y médicos que suele asociarse a otros signos y síntomas. Lo importante a tener en cuenta es que el origen de la misma se encuentra a lo largo del tubo digestivo, desde su inicio en la cavidad bucal hasta el ano, variando la coloración según la altura donde se haya producido la hemorragia. El color rojo como hemorragia recién producida obviamente nos indica que el origen de la misma se encuentra cerca del recto y del ano. Cuando son más altas el rojo adquiere características menos rutilantes y cuando se origina desde el intestino delgado para arriba la sangre tiñe a la materia fecal de un color negro o azabache. Es cierto también que esas características también se pueden modificar en parte por la cantidad de sangre eliminada como por la actividad del peristaltismo intestinal, usualmente incrementado en cuadros diarreicos, que acelerará la salida por la materia fecal.

La sangre que se pierde por hemorragias en la boca raramente se pueden observar en la materia fecal. Las del esófago, estómago e intestino delgado, de ser importantes, teñirán las heces de color negro. No obstante ello, casi todas las hemorragias importantes sobre la vía digestiva alta se manifestarán primero como vómitos con sangre.


cacasangre2La diarrea puede provocar durante su transcurso eliminación de sangre. Muchos virus, bacterias, parásitos y toxinas suelen producirla. El ataque a la pared intestinal motiva la aparición de moco acompañada de sangre junto con las deposiciones diarreicas, lo que agrega siempre preocupación que se suma a la pérdida de agua y sales. Generalmente estos cuadros se asocian a síntomas generales como fiebre y en niños más grandes dolor abdominal cólico. A pesar de la sangre, estas infecciones no requieren otro tratamiento que las diarreas comunes, esto es reposición del agua y de la sal perdida esperando la casi segura autoinvolución y recuperación total. Difícilmente requieran antibióticos salvo que la prolongación y características del cuadro lo justifiquen, previa toma de muestra para identificación y cultivo del germen productor, (coprocultivo).

cacasangre4Sin embargo, la presencia de diarrea con sangre siempre debe hacer sospechar la posibilidad de un síndrome urémico hemolítico. Esta enfermedad, originada por la toxina de un tipo específico de escherichia coli, produce, cuadros de insuficiencia renal aguda y anemia por extravasación y destrucción de glóbulos rojos. Un niño que impresiona pálido, con diarrea acompañada de sangre y que comienza a orinar poco obliga a descartar dicha enfermedad. En realidad sería conveniente diagnosticarla antes de la instalación del cuadro florido, ya que, generalmente, tendrá mejor pronóstico cuanto más precoz sea su detección.

Durante los primeros meses de vida hay bebés que comienzan a presentar deposiciones con algo de sangre, inclusive en forma aislada. Se encuentran con buen estado general y las cacas, salvo la sangre, suelen ser normales. Estos cuadros muchas veces son secundarios a alergias producidas por la leche de vaca. Si bien generalmente son alimentados con pecho materno, las proteínas de los lácteos ingeridos por la madre motivan la aparición de la alergia. Habitualmente basta suspender esos alimentos en la dieta materna por un período de tiempo para que el cuadro se resuelva.


cacasangre3La invaginación intestinal es un cuadro que puede provocar sangre en las deposiciones. Son cuadros que suelen ocurrir durante el primer año de vida. Se origina por la introducción de un segmento intestinal en otro segmento inmediatamente posterior. Este «plegamiento» produce obstrucción e importante dolor cólico, manifestado por un llanto característico acompañado de sangre en materia fecal que generalmente no es rutilante sino parecida a un «jarabe de grosellas». Estos cuadros se cree, son motivados por inflamaciones intestinales o ganglios secundarios a estos procesos que actúan como «cabezas» de la invaginación. Requieren consulta médica de urgencia y muchos necesitarán resolución quirúrgica.

El llamado divertículo de Meckel puede provocar en la infancia hemorragias que tiñen la materia fecal con sangre roja u oscura. Dicha patología es originada por un residuo de tejido embrionario que por distintos motivos no se atrofió. Este divertículo o «bolsita» en la pared del intestino delgado puede poseer células similares a las del estómago o páncreas. Puede inflamarse y producir hemorragias. Algunas bruscas y severas. Del 2 al 3% de la población posee dicha mal formación sin presentar síntoma alguno durante toda su vida. Cuando la hemorragia es pequeña no hay signos en la materia fecal y la prolongación en el tiempo podrá provocar anemia. En cambio, si es importante, produce un cuadro agudo con eliminación de abundante sangre, generalmente rojo oscuro ya que su origen es alto, y signos de inminente shock, requiriendo muchas veces reposición de líquidos y resolución quirúrgica de urgencia.
Niños constipados pueden presentar sangre en la materia fecal. La misma es roja rutilante y suele teñir el papel o la gasa al higienizarse. La causa generalmente obedece a fisura anal provocada generalmente por la consistencia de las heces. Algunas veces se observa en estos niños llanto por dolor cuando defecan. Estos chicos requerirán corrección dietética para evitar la constipación y medicación local para cicatrizar la lesión lo más rápido posible. La patología hemorroidal no es infrecuente en pediatría, principalmente en niños mayores y constipados.
El abuso sexual de niños suele provocar sangre en materia fecal secundario a lesión rectal y anal.
Las heces con sangre siempre deben ser investigadas. Más aún las que no posean otros signos o síntomas. Algunas veces, descartados otros orígenes obligan a realizar estudios endoscópicos para descartar pólipos, más aún si existen antecedentes familiares. La detección y extirpación precoz de los mismos permite evitar la malignización en edades adultas.
Finalmente, toda enfermedad que altere la normal coagulación podrá manifestarse a nivel de las heces con sangre durante las deposiciones.