Ser pediatra

Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

roque
Ser pediatra es una profesión hermosa dentro de la medicina.
Ser pediatra permite desde el lugar que uno trabaje procurar que los hombres y mujeres del mañana vivan más y mejor.
Ser pediatra es sentir cada día los corazoncitos latiendo de cada niño y el calorcito de sus respiraciones.
Ser pediatra es recibir la energía que cada chico irradia, que me hace seguir, que me fortalece, que me hace ser siempre optimista.
 
Ser pediatra es actualizarse, es comprender al otro, ponerse en lugar de una madre o un padre frente a un hijo enfermo.
Ser pediatra es luchar contra enfermedades invencibles y tratar de derrotarlas.
Ser pediatra es vencer a todo mal prevenible y previsible en la vida de los chicos
Ser pediatra me mantiene vivo, ingenuo, curioso, sano, joven, alegre.
Lo poco bueno que hay en mí se lo debo a ser pediatra.
Todo lo bueno que aprendí se lo debo en gran parte a los chicos.
Ser pediatra es un orgullo y un desafío permanente.
Ser pediatra es no permitirse envejecer.

Ser pediatra es estar siempre.

 
Dr. Horacio Mario Roqué
Médico Pediatra