Vacaciones en la playa

Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

playa mordeduras1DE MORDEDURAS A PINCHADURAS

Febrero 2016

En la carta anterior nos referimos a las aguas vivas que suelen algunas veces incomodar o impedir un día relajado en la playa y en el agua. En el presente artículo nos referiremos a otros frecuentes motivos de consulta durante las vacaciones.

playa mordeduras4

La cantidad de mascotas en la playa se va multiplicando año a año en función también del incremento de la adquisición de las mismas por las familias con niños. Lamentablemente también alguno de estos animalitos se pierde en la multitud de gente sin poder regresar nunca a sus dueños. Otros también son tristemente abandonados.

playas mordeduras3La realidad es que, mientras uno se encuentra en la playa, observa el “desfile” de infinidad de perros de distintos tamaños y razas, la mayoría en compañía de sus dueños. Algunos sujetos por correas y otros correteando entre la arena y el agua. En muchas oportunidades los juegos de muchos niños en la playa se ven interrumpidos por la aparición de estos animalitos que se acercan a ellos por curiosidad o incluso para jugar. En relación a las experiencias de los niños con  las mascotas las respuestas de los mismos a la aparición del perro o los perros será distinta. También la de los padres. Obviamente estamos hablando de perros que no son de la familia, siendo desconocidos hasta ese momento por el niño. Los que ya están acostumbrados a convivir con mascotas suelen no dar importancia a la cercanía del animal. Los niños muy pequeños suelen aceptarlos o incluso buscarlos para acariciarlos y otros pueden tenerles miedo o desconfianza.

Es justo reconocer que en la gran mayoría de estos encuentros la convivencia entre niños y perros es pacífica, sin alterar el comportamiento de  unos y otros.

Los episodios que pueden modificar esta convivencia en las playas están dados generalmente por los perros “vagabundos”. Un conjunto de animales formado por mascotas perdidas, abandonadas o de dueños con residencia fija en el lugar que liberan a los animales durante el día para que solos por su instinto regresen a la casa. Este grupo de caninos deambula durante la extensión de muchos balnearios de nuestra costa a expensas de comida y especialmente de agua y sombra para mitigar sus largas caminatas. Suelen jugar e interactuar con las mascotas familiares y también con la misma gente. Esa convivencia ha producido y produce en algunas oportunidades episodios poco felices para los dueños de mascotas por arañazos o incluso mordeduras por intentar separar a dichos animales en reyertas. Lo mismo ocurre con los niños que al intentar defender a su mascota pueden recibir la agresión de algún perro, en general de mayor tamaño. Otras veces el motivo es molestar al animal  vagabundo mientras se alimenta o toma agua.

playa mordeduras2

De una forma u otra, el perro sin dueño se convierte en un problema inesperado en caso de lesionar a algún componente de la familia. El principal  inconveniente es desconocer la salud del animal en cuestión. Más aún, si posee costumbres de hábitat natural y en contacto con otros animales, es difícil concluir si el canino se encuentra en condiciones normales. También es importante conocer en qué condiciones surgió el ataque del animal y si existieron motivos para el mismo como los descriptos anteriormente.

Frente a toda mordedura o arañazo de animal es fundamental conocer cómo se desarrolló el episodio. Si fue mientras jugaban, si fue molestado previamente o fue un ataque sin mediar otra circunstancia. También si resultó herida la mascota familiar que pudo haber atraído al animal en cuestión.

Pero lo más importante es la localización de la lesión y la salud del perro agresor. La rabia canina es una enfermedad grave, mortal en la totalidad de los casos. Si bien hay pocos casos registrados últimamente, la enfermedad sigue existiendo. Los caninos que duermen a la intemperie pueden ser mordidos por pequeños animales portadores de la enfermedad. El virus de la rabia ingresa al organismo y progresa por los nervios hasta llegar al sistema nervioso central, especialmente el cerebro. Cuanto más lejos de la cabeza se encuentre la mordedura o arañazo más tiempo tendrá la incubación y probabilidad de evitar la enfermedad en el humano por medio del suero y la vacuna correspondiente. El examen, los antecedentes y el control del perro agresor es fundamental para algunas veces descartar enfermedad en el mismo. Todas las mordeduras o arañazos con saliva de animales desconocidos deben ser rápidamente lavadas sólo con agua jabonosa y motivar la consulta a la guardia médica del lugar. Dado que generalmente no se tendrá contacto con el dueño de perro en cuestión es fundamental actuar rápido y con asesoramiento médico.

playa mordeduras6

Las mordeduras sobre cara y cuero cabelludo, además del problema estético, motivan urgencia en el tratamiento antirrábico dada la proximidad con el cerebro y la rápida llegada del virus. En estos casos la aplicación de suero y vacuna antirrábica corresponderá en forma inmediata, más aún si desconocemos la salud del animal.

playa mordeduras5Además es importante destacar que frente a toda mordedura de animal, sea doméstico o no, debemos poseer una correcta cobertura antitetánica. Los niños  vacunados con los refuerzos correspondientes la tienen, no requiriendo suero ni vacuna complementaria. Los adultos suelen no poseer dicha protección al día, necesitando generalmente iniciar en ese momento el plan de suero y vacuna.

Hay también gérmenes que habitando la boca del animal pueden transmitir enfermedades. Se aconseja también en esos casos tratamiento antibiótico generalmente indicado por el médico de guardia.

SE PINCHÓ LA MANO O EL PIE

El niño puede dejar el juego en la arena y quejarse de una pinchadura generalmente en sus manos o los pies. La arena suele estar llena de objetos, naturales dejados por el mar y otros abandonados por el hombre. Los más peligrosos son estos últimos.

playa pinchazos2

Las conchillas del mar, las piedras o caparazones pueden lastimar a niños y adultos bastando generalmente el lavado y la curación de la herida en forma local. Difícilmente se complican dado el calzado cómodo durante el verano y el casi constante contacto con el agua de mar.

Distinto es el caso de los materiales que algunas personas en forma desaprensiva abandonan en la playa, incluso tapándolas con la arena. Es el caso de latas o vidrios de botella que pueden provocar cortes profundos requiriendo algunas veces suturas, cobertura antibiótica y control antitetánico.

playas pinchazos3No es infrecuente el hallazgo de agujas que pueden clavarse en forma accidental tanto niños jugando en la arena como cualquier integrante de la familia deambulando por la playa. Será fundamental saber de qué tipo de aguja se trata. En caso que la misma sea de inyección se requiere una rápida consulta, dada la posibilidad de contacto con una persona potencialmente enferma. El peligro recae especialmente sobre dos enfermedades: Hepatitis B y HIV. Para la primera poseemos suero y vacuna habiendo probablemente que dosar los anticuerpos en la sangre para comprobar la protección efectiva, esto generalmente en los adultos dado que los niños correctamente inmunizados poseen anticuerpos. El virus HIV tiene probabilidades de ingresar al organismo, si lógicamente el usuario de la aguja lo poseía. Como es casi imposible dicha información, generalmente se hacen dosajes previos de anticuerpos y se inicia tratamiento preventivo retroviral evitando la probable enfermedad. Los resultados satisfactorios de dicha conducta avalan tales medidas.

playa pinchazos1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *