Vacaciones y vacunas

Share on FacebookTweet about this on Twitter

vacuna neumococoLAS ENFERMEDADES PREVENIBLES NO SE TOMAN VACACIONES

Enero 2013

Los niños y los adultos deben irse de vacaciones con todas las vacunas aplicadas correspondientes a su edad, según calendario oficial de inmunizaciones. La vida al aire libre y las actividades recreativas facilitan la ocurrencia de heridas cortantes. El tétanos no respeta edad ni tamaño de la lesión. Por lo tanto es importante que los niños tengan el plan completo de vacunas que incluyan la antitetánica, (DPT o triple, Cuádruples, Pentavalentes o Dobles, según edad). Es importante recordar que con el plan completo para la edad, la inmunidad contra el tétanos dura diez años y por lo tanto no correspondería proteger con suero+vacuna en caso de producirse una herida cortante. Los adultos deben viajar también con protección antitetánica. Si continuaron vacunándose desde los 16 años y a partir de esa edad cada década con vacuna doble adultos o antitetánica, poseen también inmunidad contra el tétanos. Caso contrario deberán recibir suero+vacuna si ocurriera una herida cortante de cualquier extensión o profundidad.

En relación a vacunas especiales, la vacuna contra la fiebre amarilla es recomendable si se van a realizar viajes a lugares con existencia de casos o transmisión de la enfermedad. Este es el caso principalmente de localidades limítrofes con Bolivia, Paraguay y Brasil. En este último país, si el destino son las playas del sudeste, no sería necesario aplicar la mencionada vacuna. La excepción estaría dada si el viaje hacia esa zona se emprende en automóvil, en donde el recorrido del mismo puede atravesar zonas donde habría transmisión de la enfermedad por el mosquito. Se recomienda consultar previo a los viajes e informarse sobre las novedades en relación a Fiebre Amarilla en la región.

En forma inversa, si se viaja al exterior, y a países más alejados, es conveniente asesorarse sobre la obligatoriedad de llevar certificados de aplicación de la vacuna para ingresar a ellos. Es de destacar que la Organización Mundial de la Salud, (O.M.S.), considera a la Argentina como país con transmisión activa de fiebre amarilla. De ser necesario, la vacuna debe aplicarse con 10 días de anticipación a la realización del viaje. La misma se puede obtener en los vacunatorios habilitados por el Ministerio de Salud Pública.

Los destinos de Asia y África junto a América Latina y el Caribe no están exentos de riesgo por fiebre tifoidea. Esta enfermedad es frecuente en zonas con inadecuadas condiciones de saneamiento ambiental y el contagio de los viajeros se relaciona con la ingesta de agua y alimentos contaminados. Es producida por una bacteria, la salmonella typhi, provocando diarrea intensa, deshidratación y gran deterioro del estado general. Hay dos vacunas que se recomiendan en personas que viajen a destinos como Afganistán, India, Pakistán, Haití y resto de América Central. Todo dependerá de las condiciones ambientales y de higiene en general.