Vacuna VPH

Share on FacebookTweet about this on Twitter

VPH2VACUNA VPH
Todas las preguntas, todas las respuestas

Enero 2013

El cáncer de cuello uterino representa la segunda neoplasia más común en las mujeres de todo el mundo, (detrás del cáncer de mama). Se diagnostican por año 530.000 nuevos casos, de los cuales el 80% corresponde a países en vías de desarrollo. En la Argentina, según datos del Ministerio de Salud de la Nación se agregan aproximadamente 4.000 casos anuales y cerca de la mitad mueren a causa de la enfermedad. La incidencia de la misma en nuestro país supera a la media mundial, observándose un incremento en poblaciones de menor desarrollo socio-económico. Por ejemplo, la frecuencia encontrada en Formosa y Misiones casi cuadriplica a la hallada en la Ciudad de Buenos Aires.

El descubrimiento de los virus VPH y su relación con los mencionados tumores constituye una buena y gran noticia, dada la posibilidad de desarrollar vacunas para prevenir el desarrollo de los mismos. Cabe agregar que estos agentes también se encuentran involucrados en los cánceres de vulva, vagina, pene, ano y boca.

Se estima que más del 70% de las personas sexualmente activas tendrán contacto con el virus en algún momento de la vida. La mujer adquiere la enfermedad por medio de las relaciones sexuales con parejas infectadas, no enfermas, por lo que este tipo de contagio es alto en las edades de inicio de la actividad sexual. Más del 80% de estas infecciones son transitorias. O sea, son controladas por el sistema inmune y desaparecen en un período aproximado de 2 años. No obstante ello, hay algunas que persisten y tienen una probabilidad de evolucionar hacia un cáncer en un lapso de varios años, se cree que hasta más de una década.

lesionDentro de la familia de virus VPH hay varios tipos, algunos de ellos involucrados en la mayoría de los cánceres de cuello. Otros, en cambio, en forma muy infrecuente. En nuestro país 2 de ellos provocarían casi el 70% de los tumores.

La vacuna que ingresó al calendario escolar provoca anticuerpos contra estos dos tipos de VPH. Debido a ello se la denomina bivalente. En el comercio existe también otra dirigida adicionalmente contra otros dos virus VPH, (tetravalente), sin demostrarse hasta la fecha diferencias significativas en la protección contra el cáncer entre ambas. Los anticuerpos producidos por las mismas pasarían de la sangre hacia las secreciones vaginales a la espera de la aparición del virus.Ambas vacunas han demostrado ser seguras y eficaces. La incluida en el programa oficial de inmunizaciones se indica a los 11 años de edad aprovechando la probable cercanía del inicio de las relaciones sexuales. Se aplican 3 dosis. La segunda al mes de aplicada la primera y la tercera a los 5 meses de la segunda. (0-1-6). La otra vacuna que se expende en el comercio, (tetravalente), se aplica también en 3 dosis, la segunda a los 2 meses de la primera y la última a los 4 meses de la segunda.

Si bien las vacunas provocan anticuerpos contra los virus más frecuentes existe la posibilidad, según estudios efectuados, que promuevan inmunidad cruzada, o sea, las defensas producidas también serían útiles para prevenir la infección contra otros tipos de virus VPH.

PREGUNTAS FRECUENTES:

¿Las mujeres que ya iniciaron su vida sexual se pueden vacunar?:
Los estudios realizados en las vacunas aplicadas a mayores de 15 años hasta los 26 años promueven también inmunidad. Si bien el riesgo de exposición al virus aumenta con la edad, hay muchas mujeres sexualmente activas que nunca tuvieron contacto con el mismo y por lo tanto podrían beneficiarse con la vacunación.

¿Qué pasa si previo a la vacunación la mujer ya posee alguna lesión provocada por el virus? :
La vacuna no cura, por lo que la evolución de la enfermedad seguirá su curso, autolimitándose o transformándose en cáncer. Haber tenido lesiones por VPH previas no confiere inmunidad contra el virus.

¿Cuánto tiempo duran las defensas contra el virus, luego de las 3 dosis de vacuna?:
Dado que son vacunas relativamente recientes no se conoce aún la extensión en el tiempo de la inmunidad. Se sabe que por lo menos la misma se extiende aproximadamente hasta los 10 años de aplicada. Se cree que, dada la estimulación de células de memoria, los mismos durarían más allá de una década. No obstante hay que esperar nuevos estudios para poseer información definitiva.

¿El cáncer se previene a partir de ahora sólo con la vacuna?:
La vacuna no reemplaza a los controles ginecológicos periódicos que incluyen el Papanicolau y la colposcopía.

Colposcopia p

¿Se puede aplicar durante el embarazo o durante la lactancia?:
En experimentos con animales, la aplicación de las vacunas no han provocado interrupciones en los embarazos ni alteraciones en los fetos. La lactancia tampoco estaría contraindicada, aunque se recomienda precaución dado que no hay todavía estudios que evalúen los efectos sobre el niño.