Cannabis

By | 28 diciembre, 2020
Share on FacebookTweet about this on Twitter

MARIHUANA Y MEDICINA

Lo que hay que sabercannabis

Enero 2021

La planta de Cannabis, vulgarmente conocida como marihuana es originaria del continente asiático habiéndose encontrado registros arqueológicos de su utilización ya desde la Edad de Piedra. El registro más antiguo de su utilización como medicamento data en China 2600 años antes de Cristo, siendo luego ampliamente empleada como terapéutica de variadas enfermedades en el Antiguo Egipto, Grecia, Roma, Egipto, Roma, Medio Oriente, India y finalmente en la sociedad europea hasta su prohibición en el siglo XX.

cannabis3

Los usos terapéuticos que se dieron de la planta durante todas estas épocas fueron variados, a pesar de desconocerse con ciencia cierta los mecanismos de acción. Entre ellos el cannabis fue utilizado como ansiolítico, antidepresivo, para la pérdida de memoria, como analgésico frente a dolores importantes, como antifebril, antialérgico, contra la bronquitis y el asma.

El principio activo de la planta fue descubierto recién en 1960 y, en 1980, un trabajo realizado en Brasil demostró su eficacia en la reducción de las convulsiones en epilepsias severas sin existir efectos tóxicos o efectos adversos graves. Sin embargo, el estudio fue desestimado por la comunidad científica internacional considerando al mismo como apología de la droga.

Finalmente, en la década del 90 fueron identificados en el cuerpo humano los receptores que utiliza la droga para ingresar al mismo.

cannabis6

En nuestro país, fue Manuel Belgrano en 1795 quien promovió el cultivo del Cannabis en el suelo nacional a fin de facilitar el desarrollo económico y social. Los preparados de la planta fueron de venta libre en farmacias y droguerías argentinas hasta que un decreto del presidente Figueroa Alcorta en 1919 limitó su comercialización. De allí en más sucesivas leyes fueron prohibiendo su utilización hasta ser incorporada en la Ley de Estupefacientes del año 1989 que termina penando su tenencia, cultivo y consumo sin diferenciar su utilización terapéutica. En 2015, luego de una larga lucha legal, los padres de una niña de 2 años consiguieron la autorización para tratar con cannabis la enfermedad convulsiva grave que la misma presentaba. En 2017 se sancionó la ley de Investigación Médica y Científica de su uso medicinal. Ella sólo habilitaba luego de trámites burocráticos la importación de aceites de Cannabis a un elevado costo. Finalmente, durante este 2020, el decreto presidencial 883 autorizó el auto cultivo, el cultivo solidario, el cultivo asociado y el expendio de aceites, cremas y fármacos en farmacias, creando un marco reglamentario que permite un acceso oportuno, seguro, inclusivo y protector de quienes requieren utilizar el Cannabis como herramienta terapéutica.

cannabis5

Actualmente se sabe que hay alrededor de 500 compuestos químicos en la marihuana de los cuales aproximadamente 100 poseen actividad terapéutica. Entre ellos, los más estudiados son el Delta9 tetra hidrocannabinol (THC) y el Cannabidol (CBD) que interactuarían con los receptores descubiertos hace ya más de 30 años. Del mismo modo, se sabe hoy que existe en los organismos vivos un sistema “cabinoide” responsable de la regulación de múltiples funciones vitales que involucran al sistema hormonal, nervioso e inmunológico. Sumado a ello también se confirmó que estas mismas sustancias pueden ser producidas también en el mismo ser vivo.

Dicho sistema serviría para modular ciertas funciones como lo son el apetito, la sensación de dolor, el estado de ánimo, la memoria, el aprendizaje, el miedo, la inflamación, las función cardiovascular, respiratoria y reproductiva, la modulación de las defensas y el metabolismo óseo y adiposo entre tantas otras.

cannabis4

Los avances logrados en la investigación del cannabis y sus compuestos han puesto de manifiesto la potencialidad de los mismos en la terapéutica de una gran cantidad de enfermedades, muchas de ellas difíciles de tratar como por ejemplo las epilepsias graves sin respuesta a otras drogas, el autismo, la fibromialgia, el dolor crónico, las migrañas y las enfermedades inflamatoria intestinales entre otras

por intermedio de los receptores descriptos anteriormente, distribuidos en distintas partes del organismo.

Dada la naturaleza química de los mismos su presentación terapéutica habitual es por intermedio de aceites cuya vía de administración ideal es la sublingual. Existen en la actualidad algunos productos de la industria farmacéutica con cannabis. Su indicación debe ser precisa y avalada por un profesional de experiencia en su utilización. Es importante destacar al respecto que aún no hay producción nacional de los mismos siendo su procedencia habitual Estados Unidos.

cannabis2

La Medicina en general está siendo testigo a la fecha de los avances en el conocimiento terapéutico del Cannabis. Los resultados favorables obtenidos especialmente frente a síndromes convulsivos y al dolor hacen pensar en futuras y más amplias indicaciones con el acompañamiento legal correspondiente.

Fuente: Taratuto N. y col. «Cannabis» Programa Nacional de Actualización Pediátrica. S.A.P. 2020

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *