Gripe 2019

Share on FacebookTweet about this on Twitter

LA GRIPE

Lo que hay que volver a sabergripe3

Mayo 2019

La gripe nos visita todo los inviernos. Este año seguramente no será la excepción.

Es una enfermedad de origen viral, culpable de epidemias en distintas regiones del mundo, coincidiendo generalmente con los meses más fríos del año.

Estamos acostumbrados a hablar de “gripe” frente a todo cuadro de mocos y fiebre. Por fortuna la gran mayoría de estos cuadros son enfermedades de origen viral que afectan las vías aéreas superiores y suelen evolucionar en forma más o menos rápida y favorable.

El problema radica en que la gripe generalmente se inicia con síntomas similares, dado que el ingreso del virus se hace por la vía respiratoria. Esto hace muchas veces que la persona afectada subestime a la enfermedad y no consulte o consulte tardíamente al médico. De modo inverso mucha gente que se vacuna puede presentar durante el invierno enfermedades de vías aéreas superiores o bronquitis que no son producidos por el virus de la gripe. Sin embargo nunca faltan las protestas, dado que mucha gente cree que la vacuna los debería haber defendido de estos cuadros. Infinidad de virus producen estas enfermedades pero la vacuna antigripal no está dirigida contra ellos.

La gripe, como tal, es una enfermedad que suele producir síntomas y signos más importantes que cualquier catarro. La fiebre alta, los dolores musculares y el gran decaimiento que sobreviene generalmente alertan sobre su probable presencia. De la misma forma, las complicaciones que produce suelen ser más frecuentes e importantes, especialmente en los grupos de riesgo.

gripe1

Sin embargo síntomas tan inespecíficos y variados también constituyen un motivo para no darle la importancia que corresponde. La falta de reposo, el inadecuado control térmico y la exposición a ambientes poco ventilados conspira con la evolución favorable del cuadro y facilita la diseminación del virus. Esto suele originar los brotes de la enfermedad en épocas de frío sumado a la agresividad del agente infeccioso. Todo esto lleva generalmente a la ausencia de un diagnóstico preciso de la enfermedad salvo con la excepción de los casos que se internan por una evolución desfavorable.

Se conocen tres tipos de virus. El A, el B y el C. El primero de ellos da origen a las grandes epidemias. El B es el causante de gripes esporádicas. El C es el de menor importancia. La letra que identifica a cada virus proviene del Antígeno de superficie que poseen, responsable también de provocar la producción de anticuerpos en cada individuo. Dadas las mutaciones o modificaciones en la estructura del mencionado antígeno, la inmunidad conferida por una infección generalmente no es útil si se vuelve a contraer la enfermedad en años siguientes. Esto explica que las vacunas deban ser adaptadas y “actualizadas” periódicamente. Existen también mutaciones denominadas mayores, ocurriendo hasta la fecha sólo en el virus A. Consisten en una modificación de tal magnitud que se podría hablar de un “nuevo virus”. El mismo resultaría de la interacción del virus gripal humano con el del cerdo o el de los pájaros. Este gran cambio ocurre aproximadamente cada 11 años originando grandes epidemias siendo insuficiente la cantidad de anticuerpos acumulados por cada individuo a lo largo de los años.

gripe2Como se dijo anteriormente, el contagio de la gripe se produce  por vía respiratoria mediante la tos y el estornudo, pudiendo alcanzar las pequeñas gotitas a los alvéolos pulmonares. En el adulto, la eliminación de virus empieza un día antes del comienzo de la sintomatología y en los niños pequeños este inicio puede preceder 6 días a la aparición de los síntomas. Hay que tener en cuenta además que, cuanto más joven es el paciente y menores son sus defensas inmunitarias, durante más tiempo estará eliminando virus y más intensa será la carga viral que transmite.

La gripe es responsable de muertes y complicaciones de todo tipo, especialmente en niños menores de 2 años, adultos mayores y embarazadas, provocando además un alto impacto económico y sociolaboral tanto en los pequeños como en su entorno familiar. El ausentismo escolar y el laboral de hijos y padres en forma respectiva suelen ser más prolongados. Las internaciones elevan el costo médico. Las complicaciones como otitis, neumonías, infecciones intestinales, etc., incrementan la prescripción y el consumo de numerosos medicamentos.

gripe4

La vacunación sigue siendo la mejor herramienta para prevenir la gripe o influenza. Lo recomendable es aplicarla antes del comienzo del invierno (época donde se presenta mayor circulación viral).

La vacuna que se aplica en nuestro país es trivalente, o sea incluye 2 cepas del virus A y una del B.

La vacunación antigripal se incorporó al Calendario Nacional de Vacunación, mediante la Resolución Ministerial 35/2011. Su objetivo es lograr coberturas especialmente en la población con riesgo de contraer la enfermedad y presentar complicaciones: niños entre 6 meses y 2 años, mayores de 65 años, embarazadas, personal de salud, enfermedades respiratorias previas, enfermedades crónicas, etc.

gripe5

A partir de los 6 meses de vida y hasta los 8 años (menores de 9 años) inclusive se debe administrar 2 dosis de vacuna antigripal, con un intervalo mínimo de 4 semanas, en el caso de no haber recibido anteriormente 2 dosis. Es importante aplicar las 2 dosis para producir una respuesta de anticuerpos satisfactoria. Entre 6 y 35 meses se aplican 2 dosis de 0,25 ml y entre 36 meses y 8 años 2 dosis de 0,5 ml.

La protección se obtiene, generalmente, a partir de las 2 a 3 semanas de su aplicación. La duración de la inmunidad usualmente es de 6 a 12 meses.

Saber de la gripe o influenza es bueno, cuanto más se vacune mucho mejor aún.

gripe6

 Marcas de vacunas antigripales autorizadas y comercializadas en Argentina 2019

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *