La leche de las madres que fuman

Share on FacebookTweet about this on Twitter

31 de mayo: Día mundial sin tabaco

nicotina3LA NICOTINA EN LA LECHE MATERNA

Junio 2016

El tabaquismo es una adicción que favorece la aparición de diversas enfermedades discapacitantes y potencialmente mortales, entre ellas el cáncer de pulmón, el enfisema y patologías cardiovasculares diversas. En el mundo más de 1000 millones de personas fuman. El 80% habita en países de ingresos medios y bajos. Aproximadamente 650 millones de fumadores (10% de la población mundial) morirán en los próximos años a causa de enfermedades provocadas por el tabaquismo.

En nuestro país, Argentina, 40000 muertes anuales son ocasionadas por enfermedades vinculadas con el tabaquismo, lo que representa el 16% de las defunciones en mayores de 65 años. En América Latina, Santiago de Chile y Buenos Aires conforman las ciudades con mayor prevalencia de tabaquismo.

El cigarrillo contiene más de 3800 componentes perjudiciales para la salud, destacándose la nicotina como el más adictivo. Favorece la aparición de distintos tipos de cánceres, afecciones cardiovasculares, (infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular y la ateroesclerosis), y respiratorias (enfermedad obstructiva crónica, bronquitis y asma).

En el mundo hay aproximadamente 250 millones de mujeres fumadoras.

nicotina2

En ellas el tabaco, entre otros efectos perjudiciales, incrementa la prevalencia de infertilidad, promueve un retraso en la concepción, suele adelantar la menopausia y provoca mayor prevalencia de osteoporosis. Durante el embarazo aumentaría el riesgo de placenta previa, la frecuencia de partos prematuros, el bajo peso al nacer, la mal nutrición fetal con el consiguiente deterioro en el desarrollo cerebral ,aumentando finalmente la mortalidad de los recién nacidos.

nicotina1Las madres embarazadas que fuman transfieren su adicción al feto, dado que el mismo recibe por su sangre durante varios meses la nicotina. El momento del parto constituye una interrupción a esa exposición, pudiendo constituir un síndrome de abstinencia en el bebé durante las primeras horas de vida, con síntomas leves y autolimitantes como temblores, irritabilidad y alteraciones en el sueño.

TABACO Y LECHE MATERNA

Estudios europeos informan que entre el 20 y 40% de las mujeres fumadoras abandonan el cigarrillo durante el embarazo. Las madres con mayor tendencia a persistir con su adicción lo constituyen las que tienen ya muchos niños, las de baja educación, las que se iniciaron precozmente con el hábito, las que poseen pareja  también adicta al tabaco y por supuesto las consideradas grandes fumadoras. Se estima que entre el 12 y el 20% de las mujeres fuman durante el embarazo.

La madre que no deja de fumar durante el embarazo difícilmente lo hará luego del parto. Incluso muchas mujeres que no fuman durante el embarazo retoman el hábito en el período de lactancia.

el-pecho-maternoLo cierto es que la nicotina pasa a la leche con lo cual se generan numerosos interrogantes sobre sus efectos en el niño. El nivel de nicotina en la leche de madres fumadoras es alrededor del triple de su concentración en plasma. Aun así, es recomendable que las madres fumadoras continúen amamantando a su hijo ya que los riesgos por no hacerlo serían superiores.

Se ha observado en estos bebés algunos trastornos en el sueño, valores mayores de temperatura y alteraciones en la frecuencia cardíaca.

Es preocupante que el factor de protección, que proveería la leche materna contra el síndrome de muerte súbita del lactante,  desaparecería en estos bebés, habida cuenta de los casos encontrados con este triste desenlace.

pecho a demanda 4La nicotina disminuye el volumen de leche producido pero además altera su composición química, reduciendo la concentración de yodo y de grasas. También disminuyen los niveles de vitaminas E y C con el consiguiente riesgo para el crecimiento y desarrollo del lactante.

Se ha demostrado que el destete ocurre más precozmente cuando las madres fuman. Esto podría deberse en parte a la disminución en la producción de leche o en la creencia de la madre que su leche es perjudicial por su condición de fumadora.

Otros estudios demuestran que los bebés de madres que fuman y dan pecho sufren una disminución significativa de las horas de sueño. Los efectos estimulantes de la nicotina podrían explicar en parte dicho fenómeno.

Los bebés expuestos a la nicotina por medio de la leche materna incrementan los receptores para ese tóxico. Esto podría explicar la mayor tendencia de tabaquismo en adolescentes hijos de estas madres. Dicho fenómeno también podría darse por el recuerdo de  sabores experimentados  a través de la leche durante los primeros años.

nicotina4

La Organización Mundial de la Salud aconseja la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses. Como se dijo anteriormente el tabaquismo materno no constituye una contraindicación para ofrecerlo y cumplir con la recomendación. No obstante ello, es de vital importancia considerar la total dependencia y vulnerabilidad de los lactantes en relación al estilo de vida de madres y padres.

Un área clave para la protección de la salud de los más pequeños lo constituye la lucha contra el tabaquismo  pasivo por intermedio de la sangre, mientras se encuentran en el vientre materno, a través de la leche o respirando el humo del ambiente.

Fuente: Gulayin M. y col. Nicotina en leche materna y sus consecuencias en los lactantes. Revista Salud (i) Ciencia 21 (2015)511-516

logo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *