Alternativas evitando el biberón

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Esperando a que vuelva mamá

succionconfusion3CÓMO ADMINISTRAR  LA LECHE EXTRAÍDA SIN UTILIZAR EL BIBERÓN

Agosto 2018

La mejor forma de alimentar a un bebé es la leche materna, a demanda y exclusiva hasta los 6 meses de vida.

Independientemente del vínculo que se establece entre madre e hijo durante las lactadas, y de los beneficios conocidos de la leche materna, la succión ejercida a un pezón por el bebé es diferente a la realizada a una tetina de biberón o un chupete.

La succión del pecho materno requiere la completa introducción del pezón y areola dentro de la boca del lactante, hasta que la punta del pezón alcance el paladar, produciendo el sellado completo para crear el vacío,  es una función activa que requiere la coordinación de varios músculos de la boca y la lengua para obtener la leche. El amamantamiento se realiza en 2 fases, en la primera hay prehensión del pezón y la aréola, cierre hermético de los labios, desciende el maxilar inferior para formar un vació en la parte anterior de la boca, permaneciendo cerrada la parte posterior por el paladar blando y parte posterior de la lengua. En la segunda fase avanza el maxilar inferior de una posición de reposo hasta colocar su borde frente al superior. Para hacer salir la leche, el maxilar inferior presiona al pezón y lo exprime por un frotamiento antero- posterior. La lengua adopta forma de cuchara, deslizándose por ella, la leche hasta el paladar blando.

succionconfusion2

La utilización de todas estas estructuras facilita el armonioso desarrollo del órgano bucal. El esfuerzo realizado para la obtención de la leche, lleva habitualmente a un gran agotamiento físico del niño por lo que con facilidad se queda dormido recuperando fuerzas.

En la succión del biberón en cambio, el esfuerzo por obtener la leche es mucho menor. Los labios del bebé no comprimen con fuerza a la tetina adoptando una forma de “o” rodeando a la misma. No se produce el vacío comentado durante la succión del pezón, la lengua se mantiene plana, hay menor actividad de la musculatura bucal que no favorece el crecimiento armonioso de los huesos y cartílagos.

succionconfusion4

De esta forma es fácil suponer que la administración de pecho y mamadera en forma alternante puede confundir al bebé dado que la forma de obtener la leche en cada una de las situaciones es totalmente distinta. Por lo tanto es muy importante la puesta al pecho en forma precoz  luego del nacimiento, evitando la succión por mamadera o chupete. La succión que establece el bebé con ellos requiere mucho menor esfuerzo y es probable que frente a la confusión el pecho sea fácilmente dejado de lado con el perjuicio que dicha determinación significa. De allí que la alimentación mixta con pecho y fórmula en biberón establecida desde los primeros meses de vida lleva generalmente al abandono del pecho. De modo contrario, los bebés acostumbrados a tomar el pecho en forma exclusiva rechazan la alimentación por mamadera.

El hábito de succionar el pecho se inicia desde la primera lactada y se refuerza principalmente durante los primeros meses. El niño que comienza a confundir el pecho con el biberón suele no prenderse bien al pezón materno, se torna irritable al no poder satisfacer su hambre. La situación suele ser difícil de revertir y la mamadera se convierte en la solución para que el niño logre sosegarse.

succionconfusion1

Una situación bastante frecuente lo constituye el reemplazo ocasional del pecho. Las madres que poseen abundante producción de leche recolectan el contenido que el bebé no consumió mediante la expresión de sus mamas, refrigerando la misma para su conservación. De esa forma vacían en forma completa los senos, evitan los dolores el estancamiento de leche en los conductos, estimulan la producción y almacenan la misma para cuando su consumo sea necesario. Una de las ocasiones en las cuales se hace oportuno utilizar lo almacenado es cuando la madre requiere ausentarse por unas horas o una parte del día y la alimentación del bebé con leche materna se hace imperiosa.

En estos casos, muy frecuentes en la consulta, la forma de administrar la leche materna suele ser la preocupación de ambos padres.

Si bien siempre resulta tentadora la posibilidad de volcar la leche recolectada en un biberón, por los motivos antes comentados no es la forma más saludable de aportar la leche de madre. En muchos casos es el bebé que, acostumbrado al pezón, rechaza al biberón. En otros, la posibilidad de comenzar a confundir al bebé con la mamadera, especialmente durante los primeros meses de vida, hacen totalmente desaconsejable este método.

Se han ideado varias formas de administración que pueden suplir al pecho en forma transitoria a la vez que se administra leche materna. Los mismos fueron desarrollados en principio para la alimentación de prematuros que no pueden succionar o no lo hacen en forma completa, debiendo sus madres recolectar el calostro para su posterior administración. En ellos, la utilización del método dedo-jeringa es el más adecuado.

succionconfusion5

Se introduce un dedo limpio en la boca del bebé apoyando la yema en su paladar, preferentemente el dedo meñique que se podrá mover para estimular la succión. Cuando el niño la inicia se comienza a administrar la leche en muy pequeñas porciones en la comisura de ambos labios por una jeringa de 1, 2,5 o 5 centímetros cúbicos. No debe colocarse leche mientras el bebé no succione. Como dijimos es un método útil especialmente en niños prematuros, con problemas de prensión al pecho o con succión ineficaz. Mientras haya succión los niños pueden ser alimentados aun durante el sueño ligero, siempre semisentados y sostenidos en forma firme. La otra opción para estos niños tan pequeños es la utilización de la cucharita, con la cual la leche puede ser recogida directamente del pecho y dársela al bebé colocando la cuchara sobre el labio inferior favoreciendo que pueda lamerla.

Para los bebés más grandes, generalmente en sus domicilios y generalmente durante la ausencia temporaria de la madre el método más eficaz y saludable es la utilización del vasito o la taza. Por medio de estos recipientes pequeños se puede administrar mayores volúmenes de leche sin utilizar el biberón. El bebé debe estar semisentado mientras se lo sostiene. El vaso o tacita se coloca sobre el labio inferior evertido inclinándolo ligeramente para que la leche lo toque. Se debe evitar verter la leche dentro de la boca sino que el niño vaya introduciendo la lengua. Generalmente los bebés con buena succión terminan sorbiendo la leche del vasito, debiendo ir renovando su contenido.

succionconfusion6

Todos estos métodos evitan la succión de tetinas para evitar o resolver la interferencia de éstas con el pezón. En algunos casos es la única alternativa para estimular la succión. En otras responden al rechazo del mismo niño a tomar mamadera cuando el afianzamiento  con el pecho materno está fuertemente establecido.

Fuentes:

1- Conti R. “Dificultades durante la lactancia”. Programa Nacional de Actualización Pediátrica. S.A.P. 2018

2- Centro profesional de asesoramiento en lactancia. https://www.facebook.com/asesoraprolactancia/posts/diferencias-entre-la-succi%C3%93n-natural/1225680357484481/

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *