El chupete

Share on FacebookTweet about this on Twitter


chupete2¿SÍ O NO?

Noviembre 2011

El uso del chupete en los niños fue documentado desde hace ya 21 siglos de nuestra historia. Probablemente llega a nuestros días desde esa época la controversia entre los que se encuentran a favor y entre los que lo desaconsejan su uso.

¿Qué es lo malo del chupete?

chupet13El chupete puede confundir al bebé en los primeros meses de vida, durante los cuales el pecho debe ser el único alimento del niño. La confusión obedece a que, en realidad, la succión ejercida en uno u otro es totalmente diferente. La posiición de la boca y la lengua en el caso del chupete es similar a la que efectúa el bebé que toma biberón. Por lo tanto existiría la posibilidad de que el chupete provoque interferencias en la adherencia del bebé al pecho materno. Si a esto le sumamos la posibilidad de mojarlo con agua o incluso leche, estaríamos incorporando hábitos que compiten en forma directa con el principio de pecho exclusivo a demanda. Es por ello que se desaconseja su uso durante los primeros meses de vida, si es posible, hasta que cumplan los 6 meses de edad, transcurso durante el cual la lactancia materna exclusiva es fundamental.

El chupete requiere medidas higiénicas que son difíciles de mantener. El contacto con distintas superficies hace que la limpieza del chupete deba ser casi permanente. El simple enjuague ante cada caída además de no alcanzar puede seguir confundiendo al niño, dado que siempre queda agua remanente que en sucesivas puestas el bebé comenzará a reclamar.

En circunstancias donde no hay posibilidad de lavarlos o enjuagarlos, algunas madres suelen llevar a la boca chupetes de sus niños con el fin de reemplazar el agua con su propia saliva. Además de constituir un acto antihigiénico, en el paso de boca a boca se transportan a través del chupete gérmenes que pueden ser patógenas para el bebé.

En otros artículos hemos comentado el peligro de administrar miel a niños pequeños, en estos casos mojando el chupete, costumbre que puede provocar botulismo infantil en lactantes y niños pequeños.

Las estomatitis, (infección de la boca), por hongos que suelen aparecer en algunos bebés, (muguet), es más frecuente en niños con chupete y obliga ante la aparición de la enfermedad del cambió por otro nuevo lo más rápido posible.

Los collares que evitan la frecuente caída del chupete pueden posibilitar, generalmente en la cuna, episodios de ahorcamiento, al anudarse o engancharse el lazo que lo sostiene.

¿Qué es lo bueno?

chupete3El chupete suele calmar y tranquilizar al bebé. El ejercicio de la succión, tan afín a sus necesidades le provoca sensación de seguridad y bienestar. Esa misma cualidad es la que puede también hacer confundir al bebé, ya que también lo logra mientras se alimenta, con el pecho materno. No obstante ello, una vez afianzada la lactancia materna, algunos bebés logran conciliar el sueño más rápido, incorporando al chupete en momentos de tensión o angustia, generalmente cuando la madre se encuentra lejos.

Algunos estudios han demostrado la disminución de la muerte súbita en bebés que usan chupete. Si bien no hay coincidencia científica general, es un dato muy importante que podría explicar la adhesión al mismo por culturas milenarias.

¿Qué hacer?

La adopción del chupete es casi un hecho cultural, que se instala en la relación del niño con su familia. No se lo debería incorporar antes del total afianzamiento de la lactancia materna exclusiva. El uso del chupete implica una serie de normas de higiene y seguridad. No se aconseja el uso del chupete en niños que superen los 2 o 3 años, ya que, a partir de esa edad podrían provocar deformaciones en la arcada dental.