Verano y mosquitos

By | 26 diciembre, 2022
Share on FacebookTweet about this on Twitter

Evitando picaduras

MOSQUITOS Y REPELENTESrep6

Enero 2023

Los mosquitos pueden convertirse en pesadillas para grandes y chicos especialmente en los veranos. Las picaduras suelen ocasionar prurito e inflamación y secundariamente al rascado producir la sobreinfección de las mismas. La alta demanda de repelentes contra estos insectos hace que se deba tener conocimiento de sus componentes y la forma correcta de utilización.

Por otra parte, las enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes Aegipty como el Dengue, la fiebre amarilla, el Chikungunia y el Zika también pueden ser prevenidas con el uso de repelentes corporales y ambientales.

Estos productos no matan a los insectos, sino que los ahuyentan evitando que se posen sobre la piel y piquen. Por lo tanto, el combate frente a las mencionadas enfermedades requiere principalmente acciones de control ambiental como eliminar recipientes con agua estancada, fumigaciones en espacios abiertos, mosquiteros y el uso de ropa holgada y clara, dado que los colores oscuros atraen a los mosquitos según últimas investigaciones.

rep3

Dado que el ciclo vital de estos insectos suele ser peridomiciliario es muy importante eliminar el agua residual sobre neumáticos viejos, portamacetas, piscinas infantiles, bebederos de mascotas e incluso tapitas de bebidas. Esto último habla de la escasa cantidad de agua que requiere el mosquito para cumplir su ciclo de vida. El manejo de estas estrategias es clave en el control de estas enfermedades.

El principal alimento de los mosquitos es el néctar y savia de las plantas, pero las hembras necesitan alimentarse de sangre para la producción de huevos. Debido a ello, los repelentes suelen hacerse indispensables para la prevención de las picaduras.

Los repelentes:

 Son compuestos químicos que aplicados sobre la piel evitan que los mosquitos efectúen la picadura. Vienen en distintas presentaciones: crema, spray, barra y gel.

rep4

El repelente más utilizado a nivel mundial es el DEET o Ndiethil-m-toluamida. (Off y otros). Presenta alta eficacia contra mosquitos, garrapatas, pulgas y moscas. Posee además adecuado nivel de seguridad dado que desaparece del aire rápidamente al reaccionar con otras moléculas. Si bien en el agua no se evapora, es degradado por microorganismos. La Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. ha determinado que esta sustancia no produce cáncer en los seres humanos.

Otros compuestos utilizados son la denominada Picaridina que puede encontrarse asociada a la anterior, el aceite de eucalipto de limón y el aceite de Citronella.

Se incluyen también los dispositivos electrónicos que trabajan emitiendo sonidos agudos y las pulseras impregnadas con repelentes. Estos últimos no han demostrado ninguna eficacia, por lo que no es aconsejable su uso.

¿Cómo actúan los repelentes?

 Los mosquitos son atraídos por el Dióxido de Carbono que eliminan las personas al respirar o por olores que emanan a través de la piel, como el ácido láctico. Los repelentes “camuflan” estos olores alejando a los insectos de la piel. Por lo tanto, no los dañan dado que no son insecticidas, no debiendo ser usados con dicho propósito.

Los mecanismos de acción del repelente utilizado pueden variar según el componente químico. El DEET interfiere con los receptores encargados de detectar dióxido de carbono en la boca y las antenas del mosquito. La Picaridina genera sobre la superficie de la piel una barrera de vapor que aleja al insecto.

rep2

En relación a la concentración del principio activo utilizado variará el tiempo de acción del mismo. Una concentración del 15% de DEET equivale a una duración de acción de 6 hs. y una del 25% a 8 hs. de protección.

La Citronella tiene un tiempo de acción muy reducido comparada con estos dos últimos componentes, debiendo ser utilizada en forma muy frecuente para justificar su uso.

¿Cómo utilizarlos?

 No deben aplicarse sobre lastimaduras o heridas. Tampoco cerca de los ojos, nariz, boca o manos, especialmente en niños. Evitar la aplicación excesiva y reiterada.

Nunca permitir que los niños se apliquen solos los productos. Lavar diariamente la piel que haya estado en contacto con el repelente con agua y jabón.

No manipular alimentos después de aplicarse o aplicar la sustancia sin antes haberse lavado las manos.

Los repelentes en aerosol deben ser aplicados en lugares ventilados con la precaución de no usarlos sobre la cara.

repelente

Jamás utilizar al mismo tiempo un repelente junto a un fotoprotector. Evitar la utilización de un producto que contuviera ambos componentes.

En todo momento seguir las indicaciones de la etiqueta del producto y las precauciones de seguridad.

Según las recomendaciones internacionales la edad mínima para su uso son los 2 meses de vida, comenzando con concentraciones entre el 5 y 6% de la sustancia activa, generalmente DEET, sin superar en ningún caso el 30%.

Los repelentes pueden ser usados en mujeres embarazadas o que amamantan.

Repelentes ambientales:

 Son útiles para ahuyentar a los insectos. Deben ser siempre productos autorizados por la entidad sanitaria competente. Son plaguicidas y se comercializan en diversas presentaciones: tabletas, espirales, aerosoles, líquidos evaporables que se volatilizan por calentamiento eléctrico y líquidos para ser empleados en antorchas.

Siempre se deben esparcir en ambientes ventilados y tener precaución con personas asmáticas o alérgicas. Las antorchas deben siempre ser usadas en ambientes de exteriores.

rep5

Estos productos suelen contener solventes no acuosos. Ante la ingestión accidental se debe evitar provocar el vómito y concurrir de inmediato a un centro de emergencias.

Por último, los tules constituyen una barrera mecánica efectiva sobre camas o cunas, más aún si se utilizan con personas que estén cursando alguna enfermedad por picadura de mosquitos o no se pueda contar con mosquiteros en las aberturas de la vivienda.

Fuente: Mazas C. “Repelentes”. Cuidados y protección de la piel infantil. Noticias Metropolitanas. Sociedad Argentina de Pediatría. 2022.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 y  @lacartadeldoctor en Instagram 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *