Bronquiolitis y algo más

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Un nuevo invierno

BRONQUIOLITIS Y PANDEMIAbronq1

JUNIO 2020

Cada año, cuando la temporada invernal se va acercando, comienzan a aparecer en forma más frecuente enfermedades respiratorias en niños y adultos. La bronquiolitis en los más chiquitos siempre se hace presente en estas épocas, siendo un motivo importante de internación hospitalaria y lamentablemente también de cuidados críticos en terapia intensiva.

Las infecciones respiratorias bajas, como la mencionada bronquiolitis, afectan cada año a millones de niños en el mundo. En el año 2017 fallecieron por esta causa alrededor de 800.000 niños menores de 5 años. En nuestro país la cifra anual de muertes alcanza en forma aproximada los 200, constituyéndose en la tercera causa de muerte en estas edades.

bronq3

La bronquiolitis suele comenzar a visitarnos a fines del mes de marzo, alcanzando generalmente un pico de incidencia durante fin de mayo y todo junio, disminuyendo luego gradualmente.  El virus sincicial respiratorio es el agente causal más frecuente, seguido por el influenza y el adenovirus. En el año 2019 se registraron en nuestro país 249.680 casos habiendo requerido internación menos del 10% de ellos. Sin embargo, la saturación de los servicios  de pediatría motivada por esta enfermedad es una imagen que se repite todos los años, siendo dificultoso conseguir camas en el  pico de su incidencia. De allí, que las tasas de mortalidad sean dispares, considerando distintas regiones de nuestro país. Así, con una mortalidad promedio del 1% para niños internados, la cifra es 14 veces mayor en Formosa que en Tierra del Fuego, poniendo en evidencia que existen otros importantes factores en la evolución de la enfermedad además de las características infecciosas.

bronq6

En el país hay 10.345 camas pediátricas y 1823 camas de cuidados intensivos pediátricos en establecimientos públicos y privados. La internación por bronquiolitis suele ser generalmente baja y de ellos se estima que sólo el 8% requiere cuidados intensivos. Sin embargo al ingreso de niños con esta enfermedad durante los inviernos se suman el número de camas ocupadas por otras patologías clínicas y quirúrgicas, motivando generalmente la saturación en la atención entre mayo y julio.

Este año y principalmente el invierno seguramente será especial. Todo cuadro febril que incluya además tos, dolor de garganta o dificultad respiratoria hará sospechar una enfermedad por coronavirus que podrá o no coexistir con los virus respiratorios más tradicionales.

bronq7

Los reportes de distintas partes del mundo hablan acerca de la baja incidencia de infección sintomática por Covid 19 en niños. En Estados Unidos el 1,7% de los casos correspondieron a menores de 18 años. La mayoría de los niños con compromiso grave o crítico correspondió a menores de 1 año, especialmente en niños con enfermedades previas. Sin embargo se debe aclarar que la composición de la población en Europa y Estados Unidos es diferente a la nuestra ya que, en dichos lugares, la proporción de niños es mucho menor.

En realidad no se puede predecir lo que ocurrirá en el  invierno que se avecina.  La infección por COVID 19 ya se encuentra en la etapa comunitaria. La alta tasa de contagio ha provocado la toma de medidas nunca vistas con anterioridad. El foco se ha puesto sobre las personas de mayor edad con enfermedades crónicas.

bronq5colores3

Existen restricciones para el desplazamiento de las personas y se ha solicitado a la población que consulte a los servicios médicos sólo bajo circunstancias determinadas. Si a ello sumamos la suspensión de la actividad escolar, las medidas de aislamiento poblacional y las prácticas de higiene probablemente se conviertan en factores positivos para disminuir la incidencia de infecciones respiratorias en los más pequeños.  De esta forma probablemente las consultas por guardia y las internaciones por estas patologías puedan reducirse evitando la saturación  del sistema de salud que seguramente estará pendiente de la pandemia. En relación a ello probablemente los niños deban “competir” en los centros sanitarios con la afluencia de adultos y adultos mayores, especialmente afectados por la pandemia. Podrán surgir contagios entre adultos y niños si no se toman los recaudos necesarios dentro de estas instituciones. Demás está agregar que una gran cantidad de profesionales ha disminuido notablemente la atención en sus consultorios debido a la pandemia, reduciéndose en forma paralela los controles de salud, la indicación de inmunizaciones y los controles de enfermedades crónicas entre otras,  que no siempre pueden ser sustituidas por las comunicaciones a distancia.

bronq4

Es difícil anticipar como se conjugarán todos estos factores en este nuevo invierno que está cada vez más cercano. Urge estar alertas en el lugar que nos toque afrontar estos momentos.

No debemos olvidar que las bronquiolitis y otras enfermedades respiratorias en los niños pueden llegar a ser graves independientemente de la pandemia. La consulta precoz frente a cuadros de dificultad respiratoria suele constituir la diferencia entre una buena o mala evolución de estas enfermedades. No dejemos que el Covid 19 nos atemorice y nos obligue a olvidar los signos de alarma  para decidir llevar a la consulta a nuestros niños.

Fuente: Rodríguez M.S.”La bronquiolitis en el año del Covid 19”. Archivos Argentinos de Pediatría 2020; 118(3): 222-223

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *