Los pechos en el sexo masculino

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Ginecomastia en varones

EL TAMAÑO DE LOS PECHOSginecomastia4

Enero 2020

Se define como ginecomastia en el niño o adolescente varón a la proliferación de tejido glandular mamario. Se trata de un problema frecuente que a pesar de ser un fenómeno normal en la mayoría de los casos, preocupa a la familia y puede llevar muchas veces a trastornos psicológicos o emocionales en el mismo niño.

La ginecomastia en los varones suele ocurrir de manera normal en tres etapas de la vida. La primera ocurre en el recién nacido, la segunda durante la adolescencia, denominada generalmente como “telarca del varón”  y la última en el anciano.

Su presentación puede ser unilateral o bilateral, acompañada o no de dolor, datos que suelen orientar algunas veces sobre el origen del fenómeno.

ginecomastia5

La ginecomastia bilateral que ocurre generalmente durante el primer mes de vida es secundaria al estímulo hormonal transferido por la madre, que no genera dudas en relación a su origen y a su evolución.

ginecomastia6La que habitualmente llega a la consulta es el incremento mamario en adolescentes, que suele sólo abarcar sólo el botón mamilar con aumento de su tensión. Según distintas estadísticas ocurre entre un 10 y 70% de varones normales. Su aparición se  correlaciona con la edad y los estadios de desarrollo puberal, siendo la edad más frecuente entre los 12 y 13 años de edad. La referencia de antecedentes familiares similares es frecuente.  La proliferación de tejido mamario es producto a un desequilibrio hormonal en las etapas tempranas de la pubertad.

La relación de este fenómeno con otros signos  de esta etapa de la vida suele acercar el diagnóstico, que debe siempre ser confirmado por el médico, en virtud del examen clínico que debe realizar. Durante el mismo se dará suma importancia al incremento de la talla, la valoración del tejido mamario y el tamaño y  características de los genitales

ginecomastia2

El cuadro generalmente abarca una de las mamilas por vez aunque no siempre se cumple dicha regla. Lo cierto es que las mismas suelen estar generalmente tensas y algo dolorosas, especialmente al roce o al tacto.

ginecomastia3Es importante tener en cuenta que el niño ante estos cambios puede adquirir posturas o actitudes para evitar que tanto familiares como amigos noten tales modificaciones en su cuerpo por más pequeñas que sean.  Otras veces son los mismos compañeros que pueden observarlo, especialmente en actividades que requieran el torso desnudo, como la gimnasia o la natación, generando algunas veces burlas o bromas que pueden desembocar en bullyng.

Los niños con presentación típica y un examen físico normal generalmente no requieren ningún estudio complementario para la confirmar la normalidad de este fenómeno. Por otra parte, la involución espontánea de los signos descriptos hace el resto.

No obstante existen algunos casos  que requieren la solicitud de estudios complementarios.  Por ejemplo cuando se encuentran discordancias con el tamaño o las características de los genitales o incluso cuando la edad de aparición del fenómeno se considera precoz.

 Hay enfermedades genéticas que pueden descubrirse a partir de estos signos, también alteraciones hormonales y tumorales que merecen siempre ser consideradas.

Algunas veces hay medicamentos que por error o desconocimiento son consumidos por los adolescentes y que poseen hormonas o bloquean la normal metabolización de las mismas.

El hipertiroidismo es una causa de ginecomastia en niños púberes y postpúberes debido a alteraciones en la metabolización de los esteroides sexuales.

ginecomastia7La Pseudoginecomastia, es un cuadro que a menudo se confunde con la ginecomastia y consiste en el aumento de tejido graso en la región pectoral. Su causa esta principalmente asociada a la obesidad, pero puede verse también en otras enfermedades en las que existe acumulación excesivo de tejido graso siendo generalmente  bilateral. No es raro que ambos cuadros se encuentren asociados. En estos casos la reducción de peso es obviamente fundamental aunque muchas veces no alcanza para reducir el tamaño de los pechos requierndo la intervención quirúrgica para su resolución.

Fuente: Alonso G. y col. «Enfoque práctico del manejo de la ginecomastia». Archivos Argentinos de Pediatría. 2011

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *