Niños y pantallas

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Las pantallas y el desarrollo infantil

ABUSO DE PANTALLAS EN NIÑOS PEQUEÑOSpantalla6

Febrero 2020

El uso de las pantallas electrónicas por los niños ha sido desde sus inicios materia de discusión entre padres, médicos y expertos. El tiempo que dedican muchos de ellos en forma diaria a interactuar con las mismas lleva muchas veces a dejar de lado actividades más beneficiosas tanto en el plano físico como en el intelectual.

Así como hace aproximadamente 30 años la televisión era el blanco a la que se dirigían las mismas críticas, los celulares y las tabletas atrapan actualmente el interés de expertos por el perjuicio que podrían ocasionar a los niños.

Mucho se ha hablado en ese sentido y existen pautas a tener en cuenta para que los adultos controlen no sólo el tiempo al que se exponen sino también las características del material que visualizan.

pantalla7

Al ritmo de nuevas aplicaciones en estos aparatos, niños cada vez más pequeños van adquiriendo las habilidades para su control e interacción. Los lactantes suelen ya ser consolados en su llanto mirando imágenes en algún celular, otros padres utilizan la misma técnica para que acepten el alimento que les ofrecen, algunos bebés tienen hasta su propio aparato, generalmente en desuso para que pueda ver dibujitos. Finalmente hay niños y niñas menores de un año que toman el celular y con sus deditos manipulan la pequeña pantalla.

pantalla4

Esto ha llevado a que muchos investigadores comiencen a estudiar los efectos de tal fenómeno en el desarrollo y la maduración. Aún no ha transcurrido demasiado tiempo desde el inicio de los mismos dado que, la aparición de las pantallas, constituye un fenómeno relativamente reciente y se debe esperar un tiempo para evaluar a los niños y jóvenes a determinadas edades.

Uno de los últimos estudios publicados y que ha motivado el interés de médicos y educadores ha sido el realizado en Canadá. El mismo siguió a 2.400 niños, concluyendo que cuanto mayor es el tiempo de visualización  de pantallas a los 2 y 3 años peor es el desempeño de estos a los 3 y 5 años de edad, en función de un test de desarrollo aplicado a los mismos. La mencionada prueba analizó el progreso de los niños en 5 dominios clave: comunicación, habilidades motoras, resolución de problemas y habilidades sociales.

pantalla1

Las diferencias halladas en todos estos niños se consideraron significativas. Entre ellos,  el pico de uso de pantallas se dio a los 3 años, antes de la escolarización, con 25 horas semanales.

La  conclusión parece sencilla. El desarrollo infantil se despliega rápidamente en los primeros 5 años de la vida, por lo que es un período crítico de crecimiento y maduración. Cuando niños tan pequeños pasan tanto tiempo observando pantallas pierden oportunidades importantes para practicar y dominar las habilidades interpersonales, motoras y de comunicación.

Un niño frente a la pantalla, sin una interacción adecuada se va haciendo sedentario y no practica habilidades como gatear,  caminar o correr, retrasando el desarrollo en ese campo.

pantalla2

Del mismo modo estos aparatos pueden interrumpir las interacciones con sus padres y su entorno, limitando las oportunidades de intercambios sociales verbales y no verbales, esenciales para fomentar el crecimiento óptimo.

Como se dijo anteriormente, hace varias décadas, con el auge de la televisión en esas épocas se confirmó por estudios que el abuso de la TV hacía que el habla avanzara más lentamente entre los más pequeños. Al igual que entonces, se piensa que similares efectos se pueden observar con el uso excesivo de las pantallas. Lo mismo ocurre con la conciliación del sueño de estos niños. Al igual que la televisión en su momento, estos aparatos perjudicarían el descanso nocturno.

pantalla3

En síntesis, según el estudio comentado, el abuso de las pantallas retrasaría el desarrollo del habla y perjudicaría al sueño de los más pequeños, un elemento esencial en ese período.

Debemos tener en cuenta que el mencionado trabajo no toma en cuenta el tipo de pantalla ni tampoco el contenido observado. En otras palabras, una cosa es que un niño pase una hora frente a un video interactivo junto a su madre o padre y otra es que pase el mismo tiempo viendo a solas dibujitos o luces de colores.

pantalla5

Cuando se puedan tomar en cuenta estas diferencias se podrán conocer qué hábitos son los realmente nocivos para los niños y cuales completamente inocuos. No obstante ello y en forma general, las sociedades científicas recomiendan a la fecha limitar el uso de todos estos medios porque, concluyen, “pueden significar que los niños no tengan suficiente tiempo durante el día para jugar, estudiar, hablar o dormir”.

Fuente: “Relación entre uso de pantallas con un peor desarrollo de los niños”. Tecnoinfancia. Publicaciones Intramed. 2019

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *