El estreptococo

Share on FacebookTweet about this on Twitter

EL ESTREPTOCOCO PYÓGENES

estrepto1Lo que hay que saber

Octubre 2018

Los estreptococos constituyen una familia de bacterias que poseen la característica de agruparse en cadenas durante su aislamiento y observación por microscopía.

Los estreptococos forman parte de la flora normal del hombre, principalmente en el tracto respiratorio superior y en el intestinal. Existen más de veinte especies identificadas, algunas de las cuales son patógenas para el hombre. Las más importantes son el Streptococcus pyogenes y el Streptococcus pneumoniae. El primero de ellos es el principal agente etiológico de las faringitis bacterianas, (anginas) y como consecuencia de ellas el origen de la fiebre reumática y de la glomerulonefritis, dos enfermedades que pueden llevar a la insuficiencia cardíaca y renal en forma respectiva. El estreptococo pneumoniae, como su nombre lo indica, es responsable de un gran número de neumonías, siendo además importante en el origen de meningitis, especialmente en niños.

estrepto10

Hay otros tipos de estreptococos que pueden provocar enfermedades mucho menos frecuentes. Entre ellos se destacan el estreptococo agalactie y el viridans.

Este artículo se referirá específicamente al grupo pyogenes, dadas las noticias de público conocimiento, en relación a infecciones graves provocadas por los mismos.

El estreptococo pyogenes fue denominado también como estreptococo grupo A y responsable de un fenómeno observado en el laboratorio denominado beta hemólisis. El mismo es el resultado de una reacción provocada por estos gérmenes al enfrentarse con sangre, destruyendo glóbulos rojos. De allí  la denominación de “beta hemolítico grupo A” con la que se lo conoce actualmente.

El estreptococo beta hemolítico grupo A es el agente productor de anginas bacterianas en niños, especialmente entre los 5 y 15 años de edad y adultos. Las mismas suelen acompañarse de intenso dolor al tragar (odinofagia) y signos floridos en la garganta de inflamación, placas en amígdalas y ganglios. Suele ser una patología más frecuente en otoño y primavera, a pesar de estar presente durante todo el año. Su importancia radica en la posibilidad de originar, luego de la infección y en forma indirecta, dos enfermedades graves: la fiebre reumática y la glomerulonefritis. De allí el valor de su detección por test rápido y/o cultivo de fauces y medicarse, evitando las mencionadas complicaciones. El contagio es de persona a persona y es frecuente la existencia de portadores del germen en sus gargantas que, sin sufrir la enfermedad, la transmiten, por lo que también deben ser tratados. (portadores sanos).

estrepto2

El principal aliado en el tratamiento contra el estreptococo pyogenes sigue siendo la penicilina a la cual continúa siendo muy sensible, sin haber desarrollado resistencia a la misma a pesar de los años. Gracias a su indicación se han podido reducir las complicaciones cardíacas y renales ya comentadas anteriormente.

estrepto3

Es importante tener en cuenta que la faringitis en niños menores de tres años rara vez es de etiología estreptocóccica

Los estreptococos pyogenes poseen importantes armas que son las responsables de su patogenicidad. Entre las más importantes se encuentran mecanismos que impiden el accionar de las defensas del ser humano, sustancias que facilitan la adherencia a las mucosas y especialmente una serie de toxinas producidas por el mismo germen. Una de ellas es la responsable del brote característico de la escarlatina, que acompaña algunas veces a este tipo de anginas.

estrepto6

Actualmente se conocen más de 80 serotipos distintos de estreptococo pyógenes por lo que haber sufrido angina por uno de ellos no provoca inmunidad para los grupos restantes. De allí que estas faringitis sean frecuentes, especialmente en grupos semicerrados como jardines, hogares y escuelas.

El estreptococo pyógenes también produce infecciones en la piel. Sólo o asociado a otros gérmenes es el causante de celulitis, impétigos y erisipelas según la profundidad que la enfermedad alcance en el tejido. El grado más importante es la denominada “fascitis necrotizante”. En ella la infección iniciada en la piel llega a comprometer músculos produciendo gangrena de difícil tratamiento y gran mortalidad.

estrepto4

El estreptococo pyógenes también está presente en la denominada “sepsis puerperal”, desencadenada por su pasaje a la sangre y, que alcanzando al útero, provoca una enfermedad generalizada en la mujer.

estrepto9

Como se describe en estos últimos párrafos las infecciones generalizadas por el estreptococo pyógenes no constituyen una novedad para la medicina, teniendo conocimiento de estos cuadros desde hace más de un siglo, especialmente durante guerras y en épocas donde la penicilina aún no se conocía. El estreptococo no es tampoco una nueva bacteria o una “mega bacteria asesina” como muchos medios publicaron ante la presentación de varios casos mortales en nuestro país durante el último mes. Todos ellos constituyeron casos de enfermedades invasivas por estreptococo. En ellas el microbio alcanza la sangre, las meninges o el líquido pleural, diseminando la enfermedad por todo el organismo con la lógica gravedad que de ello resulta.

estrepto7

Periódicamente en distintas regiones del mundo se observan grupos de personas que  se ven afectadas por enfermedades invasivas por estreptococo pyogenes, casos que se reportan con mayor frecuencia que lo habitual en un período de tiempo. Dicho fenómeno puede ser explicado por factores propios de la bacteria o de las personas afectadas. Entre los primeros pueden encontrarse fenómenos relacionados con la cantidad de gérmenes involucrados, la concentración de toxinas y actividad de los mismos. En cuanto a la persona es importante el estado de sus defensas. Alguno de los casos reportados fueron convalecientes de varicela, cuadro que temporariamente suele disminuirlas. En ellos el origen de la enfermedad generalizada lo constituyeron las lesiones en piel infectadas. La gripe también resulta una de las patologías que pueden facilitar la diseminación del estreptococo por la sangre.

Es importante destacar que raramente estos cuadros se inician luego de una angina y que la mayoría de las faringitis continúan siendo virales, más aún si se acompañan de mocos y tos.

estrepto5

Recientemente, luego del aislamiento de los estreptococos involucrados en los casos fatales, se comprobó que los mismos no eran serotipos distintos a los ya conocidos y hallados en anginas o cuadros más benignos. Del mismo modo continuaban siendo muy sensibles a la penicilina.

Finalmente,  podemos afirmar entonces que el estreptococo pyógenes es un germen tan conocido como las enfermedades que produce, que es fácilmente tratable y que como en toda infección el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno constituyen las mejores armas. La higiene adecuada, especialmente de la piel y sus heridas, es fundamental para evitar complicaciones. Del mismo modo es importante estar vacunado en forma adecuada contra la gripe y la varicela.

La aparición de casos graves no constituye una epidemia. Sí en cambio un motivo para reforzar medidas de higiene y de prevención.

Fuente:

  • Avellaneda F. y col. “Enfermedad invasiva por estreptococo beta hemolítico del grupo A. Archivos Argentinos de Pediatría. 1999.
  • Comité Nacional de Infectología. “Alerta sobre infecciones graves por Streptococcus pyogenes en niños” Sociedad Argentina de Pediatria. 2018

 

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *