Archivo de la categoría: LACTANCIA MATERNA

Dar pecho aporta defensas

Share on FacebookTweet about this on Twitter

pechoinmunidad5EL PECHO Y EL SISTEMA INMUNE

Agosto 2012

La leche de madre es reconocida como el alimento ideal para el recién nacido por sus propiedades nutritivas. También es conocido el beneficio emocional que significa dar y recibir pecho.

En esta oportunidad nos referiremos a los beneficios inmunológicos de la lactancia materna. O sea, las defensas que provee frente a ciertas enfermedades disminuyendo su frecuencia o gravedad.

Hay distintas categorías a considerar cuando se habla de lactancia materna y del mismo modo distintos tiempos de duración de la misma. Los beneficios serán mayores cuanto más exclusiva sea la teta especialmente durante los 6 primeros meses.

Categorías de lactancia materna:

Lactancia materna exclusiva El niño es alimentado sólo con leche materna. Puede recibir vitaminas, minerales, medicación y sales de rehidratación oral.
Lactancia materna predominante El niño es alimentado con leche materna. Puede recibir aguas, tes o jugos, (líquidos no nutritivos), además de vitaminas, minerales, medicación, etc.
Lactancia materna completa Se trata de la suma de las dos categorías anteriores.
Lactancia materna parcial El niño recibe leche materna y otras leches u otros alimentos.

Las conclusiones arribadas en estudios recientes confirman que dar pecho aleja en los bebés el riesgo de contraer diarreas severas. Del mismo modo reduce la frecuencia de otitis y de hospitalización frente a infecciones respiratorias bajas, esto último relacionado probablemente por la menor gravedad de las mismas. Los efectos protectores se identifican mejor aún cuando se estudian comunidades con pobre saneamiento ambiental, fuentes de agua poco seguras, dificultad en la conservación adecuada de alimentos y otras variables que pueden contribuir al riesgo de infección.

Los beneficios de lactancia materna no sólo alcanzan al bebé. Los últimos estudios refieren una reducción del cáncer de mama en mujeres que dieron pecho por más de 12 meses. Los mismos resultados se obtuvieron con la frecuencia del cáncer de ovario.

La leche humana, entre otros factores, suple las defensas aún inmaduras del recién nacido y el lactante, ofreciendo numerosos anticuerpos que actúan en forma directa sobre el intestino, siendo el calostro donde se concentra la mayor cantidad de ellos. De allí el motivo importante para dar pecho en forma precoz. La inmunidad conferida por este medio brinda defensas contra una gran cantidad de agentes patógenos, frecuentes en las diarreas como la escherichia coli, la shigella, la salmonella y virus entre los que se encuentran el de la polio y el sincicial respiratorio responsable de la bronquiolitis.

En la leche materna también hay sustancias que por su naturaleza limitan el crecimiento bacteriano, evitan la adhesión de las bacterias a las paredes del intestino y reparan las células dañadas para que la recuperación ante infecciones sea más rápida. Otras tienen efectos antinflamatorios, habiéndose demostrado también la presencia de hormonas y factores de crecimiento.

La leche humana también aporta bacterias, denominadas probióticas, (lactobacilos, bifidobacterias) que conforman la flora intestinal “normal” del bebé. Estos gérmenes ocupan receptores en las células intestinales compitiendo con los microorganismos que producen enfermedad. Del mismo modo interactúan con los glóbulos blancos, (linfocitos), programando las futuras respuestas del sistema inmune frente a los agentes infecciosos.

Los prebióticos también se encuentran en la leche de madre. Son sustancias que aumentan el crecimiento de las bacterias probióticas. Generalmente son azúcares no digeribles que fermentando en el intestino generan una mayor acidez del medio evitando la invasión de microorganismos patógenos.

En síntesis, lo que compone el efecto inmunológico protector de la leche humana en el niño en desarrollo es la suma de las acciones individuales de muchos factores y la compleja interacción entre ellos.

 

Pecho a demanda

Share on FacebookTweet about this on Twitter


el-pecho-maternoDAR PECHO, DAR VIDA

NOVIEMBRE 2011

Amamantar es la mejor forma de comenzar la vida. Amamantar es una experiencia emocionalmente satisfactoria y única. No te la pierdas.

La leche humana es un tejido vivo, es más que un alimento. Y como todo elemento viviente es cambiante, funcional, adaptable, extraordinario.
Dar pecho es más que alimentar a un niño. Es dar amor, interactuar, continuar de la mejor forma la relación que cultivaron durante el embarazo.
Es saber que le estamos dando el mejor alimento, que le estamos previniendo enfermedades. Reduce la posibilidad de contraer patologías comunes como infecciones respiratorias y alergias, pero también reduce el riesgo de contraer enfermedades más serias como diabetes juvenil, linfomas, cánceres ováricos y de mamas
La leche humana es la específica para los bebés. Debe ser el primer y único alimento del recién nacido hasta los seis meses de edad.
La leche humana es cambiante porque varía sus características en el transcurso del día y durante la misma mamada.
Es funcional porque sus componentes interactúan en forma constante, es adaptable porque se modifica según las necesidades de crecimiento y desarrollo de los niños sean de término, prematuros y según la edad que posean.
El pecho materno produce leche a demanda.
Amamantar no malgasta recursos naturales ni genera contaminación.
Amamantar no requiere envase, envío ni distribución.

VARIACIONES DE LA LECHE MATERNA

  LECHE PARA PREMATUROS         Si el embarazo no llega a término, (antes de las 37 semanas), la leche de la madre posee características especiales. 20% más de Nitrógeno, más ácidos grasos de cadena larga, media y corta. Más sodio, cloro y hierro. Todas modificaciones especiales para el prematuro que necesita crecer más rápido.
EL CALOSTRO Segregado en los primeros 3 a7 días después del parto. Es un líquido viscoso amarillento que contiene más células, más proteínas, más vitaminas y sodio. Rico en anticuerpos, que se adhieren al intestino del bebé previniendo la adherencia de bacterias, virus, parásitos y otros patógenos y evitando así el desarrollo de diarreas.
LECHE DE TRANSICIÓN De color blanquecino azulado. Es segregada luego del calostro hasta el 10º al 14º día-
LECHE MADURA Luego de la de transición. Es más blanca y de mayor consistencia que las anteriores. Su composición varía no sólo en cada madre sino también de un seno a otro de la misma madre, en el momento del día y durante la misma mamada. Es más rica en grasas y calorías que el calostro y la leche de transición

 

VARIACIONES A LO LARGO DE LA MAMADA

 

PRIMEROS TRES A CUATRO MINUTOS DE SUCCIÓN Del primer pecho sale una solución aguada, azulada que sirve para calmar la sed del bebé. Es rica en agua, anticuerpos, células y lactosa.
HASTA LOS DIEZ A DOCE MINUTOS POSTERIORES Sale una suspensión rica en proteínas
A PARTIR DEL MINUTO TRECE Sale una emulsión rica en grasa que dan al bebé sensación de saciedad. La leche del final de la mamada contiene hasta cinco veces más grasa que la leche del comienzo


EL OLOR Y EL SABOR DE LA LECHE CAMBIAN TAMBIÉN, DEPENDIENDO DE LA COMIDA QUE INGIERE LA MADRE

NO HAY RESTRICCIONES DIETÉTICAS EN LAS MADRES QUE DAN PECHO A SUS HIJOS

 

Dar pecho, dar vida al planeta

Share on FacebookTweet about this on Twitter

pecho a demandaDANDO PECHO TAMBIÉN SE BENEFICIA AL PLANETA

Agosto 2011

Además de todas las ventajas para el niño y la relación madre-hijo, la lactancia materna es una forma de conservar los recursos naturales del planeta. Algunos puntos a tener en cuenta:

La leche de madre no genera residuos que contaminan el medio ambiente

La leche de madre es un recurso renovable. La mayoría de las madres puede amamantar, (98%).

La leche materna no necesita envase, transporte o conservación. Se ahorra así el uso de combustible o energía no renovable. Se evitan residuos.

Las madres del mundo, aproximadamente producen más de 20.000.000 toneladas métricas de leche por año. Reemplazar este recurso natural por uno artificial equivaldría a incrementar las cabezas de ganado y la deforestación del suelo. Cada vaca consume 410 kg de vegetación por mes.

1 kg de fórmula infantil representa la deforestación de 12.5 m2 de bosque.


Los elementos para la administración de fórmulas, (biberón, tetina), necesitan de elementos no reciclables como plástico, goma y siliconas.

El 24% de la superficie terrestre se destina a la ganadería, el doble de lo destinado a cosechas y sustenta a casi 3.000 millones de cabezas, de los cuales casi la mitad son vacunos, (1989).

En México, producir un kilo de fórmula láctea cuesta 12.5 m2 de bosque tropical

Para hervir 250 ml. de agua se necesitan 200 gr. de madera. Cada niño que tome sólo mamadera usará un mínimo de 73 kg. de madera al año.

Si todo niño fuese alimentado con mamadera se necesitarían 86.000 toneladas de estaño para producir 550 millones de latas etiquetadas con 1.230 toneladas de papel.

La lactancia materna en síntesis cuida al planeta. Además de ser una forma de alimentación natural, específica para la alimentación del niño, es una fuente renovable de energía. Sólo se produce en relación al consumo. Cuanto más se succione más se elabora.

Reemplazar la leche de madre por leche de vaca es costoso tanto para la economía familiar como la global.

Al planeta también le cuesta reponer los recursos que se utilizan en la fabricación de leches de fórmula.

La leche materna, al ser específica, produce menos residuos por materia fecal, posibilitando la utilización de menor cantidad de pañales por día, favoreciendo el ahorro familiar y generando menor cantidad de desechos.

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría

Pecho, sólo pecho

Share on FacebookTweet about this on Twitter

pechoinmunidad2LO ÚNICO QUE TOMA EL BEBÉ HASTA LOS 6 MESES DE VIDA

 

 

Agosto 2011

La leche materna es ampliamente reconocida como el medio nutricional y vincular por excelencia para el lactante y el niño pequeño. En realidad es un tejido”vivo” ya que, además de ser un alimento específico, posee múltiples factores generales y específicos contra organismos potencialmente agresores: antivirales, antibacterianos, antiparasitarios, sustancias con propiedades para modular las defensas contra los gérmenes, glóbulos blancos, (leucocitos), en una concentración de aproximadamente 4.000 celulas por ml.

Un bebé no amamantado presenta 18 veces más riesgo de padecer diarrea; 4 veces más riesgo de morir por neumonía; 3 veces mas riesgo de sufrir otitis, 4 a 16 veces más riesgo de padecer meningitis por hemophilus influenzae. También posee más posibilidades de presentar enfermedades como asma, alergias, y enfermedades autoinmunes. Además, más adelante, tendrá más posiblidades de sufrir diabetes, enfermedad celíaca, leucemia, rechazo a transplantes y sindrome de muerte súbita, etc.


pecho a demanda 4La lactancia materna estimula la relación madre-hijo, facilita el apego y la crianza. Mejora los niveles de desarrollo cognitivo del lactante.
En la madre, dar pecho mejora la anemia puerperal, reduce la depresión puerperal, la defenderá de la osteoporosis en la edad adulta y tendrá menor incidencia el cáncer de ovario y de mamas.
La succión es observada dentro del útero materno a partir de las 24 semanas de gestación. Se coordina con la deglución desde la semana 32 y con la respiración desde la semana 34. Sin embargo, los prematuros logran una coordinación más precoz colocados en contacto piel con piel con su madre .

La habilidad para la succión puede en algunos bebés de término no estar totalmente desarrollada al nacer y puede estar condicionada por drogas recibidas por la madre durante el parto. No obstante, la gran mayoría de los bebés, utilizando el reflejo de búsqueda que se activa cuando el pezón toca su rostro, comienzan a succionar vigorosamente. Esa primera mamada es crítica ya que graba una impronta del patrón de succión que seguirá el niño con los senos de su madre. Es por ello que se debe poner el bebé al pecho desde el mismo momento del nacimiento, siempre y cuando las condiciones de salud del mismo y de su madre lo permitan y administrárselo a demanda. Es orientador sugerir un período entre 2 y 4 hs entre mamadas, especialmente durante el primer trimestre de la vida, aclarando la posibilidad de irregularidad en el lapso requerido durante distintos momentos del día. Es aconsejable la “lactancia según mutuo requerimiento”, o sea, cuando el bebé reclama ser alimentado o la madre siente turgencia y requiere vaciamiento de los pechos. Para mantener la producción láctea es conveniente que se vacíen los dos pechos en cada oportunidad. No obstante puede suceder que el niño se duerma con la toma del primer pecho, debiéndose algunas veces completar el vaciamiento del segundo con extraccion manual. El corto descanso con que los bebés suelen terminar la succión del primer pecho es frecuentemente interpretado por las madres como el fin de la mamada. Muchas veces el bebé necesita retomar la succión luego de unos minutos.


el-pecho-maternoMuchos bebés son destetados sin indicación médica alguna. Muchas veces en los mismos sanatorios se ofrecen biberones, interfiriendo y compitiendo con el pecho, iniciando un círculo vicioso en la medida que la mamadera comienza a ser un “refuerzo” del pecho y termina lamentablemente ocupando su lugar. Cuanto menos se ofrece la teta, menos secreción láctea hay, lo que explica el final de la historia. Por otra parte dar el

pecho es un compromiso de salud y de
amor con el bebé.

Si la mamá está convencida que es lo mejor y “es la dueña de la fábrica” es difícil entender por qué deja de dárselo.

Durante los primeros de vida, la secreción de las mamas está constituida por el calostro. Generalmente no es muy abundante pero es importante ya que se transfieren defensas para el bebé. Es normal que el niño descienda de peso en la primera semana, también que llore y que reclame el pecho. No se lo debe confundir acercándole biberones o chupetes, menos aún líquidos azucarados.
No existe la leche de fórmula comercializada bajo el nombre de “maternizada”. La única leche maternizada es la leche de madre con todas sus características nutritivas e inmunológicas. No hay leche fuída o en polvo que se le pueda asemejar, a pesar de la industrialización que finalmente se hace a la leche de vaca.
La lactancia materna lamentablemente también desciende cuando la madre vuelve al trabajo. Si el trabajo es formal hay leyes que protegen el mantenimiento del pecho, regulando los horarios respectivos. Además hay métodos para conservar extraer y almacenar la leche, para que pueda ser administrada por algún familiar en el período de ausencia de la madre.
Otro descenso en la adhesión a la lactancia materna se da entre el cuarto y sexto mes, debido a la incorporación temprana e inadecuada de alimentos semisólidos u otras leches o productos derivados. No se debe indicar otra cosa que no sea el pecho materno antes de los 6 meses. Uno de los motivos es que hasta esa edad y aún más, la leche materna reúne todos los atributos para cubrir las necesidades energéticas del niño. El otro es que un intestino inmaduro puede permitir el ingreso de moléculas proteicas muy grandes, provocando más adelante reacciones inmunológicas que desemboquen en enfermedades importantes: enfermedad celíaca, diabetes, etc. Aquí se deberá recordar el efecto inmunomodulador de la leche de madre desde el momento del nacimiento.

Así es la leche de madre, la mejor, insustituible. Aunque gratis, no tiene precio.

                                         pechoinmunidad5

Hay varias formas de dar pecho

Share on FacebookTweet about this on Twitter

pecho a demanda 4

¿CÓMO PONER AL BEBÉ?

Agosto 1997

El pecho materno es la alimentación específica del bebé y sus ventajas frente a cualquier otra leche son innumerables.

Es frecuente observar que las madres ponen sus niños al pecho sólo en una posición, la más frecuente dirigiendo los pies del bebé hacia el seno opuesto. Esta forma quizás pueda ser la más cómoda para la mamá pero , si es la única provoca que el niño tironée el pezón sólo para un lado durante toda su lactancia. Esto puede facilitar la aparición de grietas con sus hemorragias secundarias. Por otra parte, el niño vaciará siempre las mismas celdas de leche alojadas en la mamas , no evacuando en forma paralela otras que se hincharán pudiendo provocar dolor e hinchazón.

Por lo tanto es conveniente alternar la posición habitual de dar el pecho con otras no tan conocidas. Por ejemplo, orientando los pies del niño hacia afuera o colocándolo frente al seno cabalgando sobre el muslo materno.

Los diez pasos para amamantar

Share on FacebookTweet about this on Twitter


pechoinmunidad1SEMANA DE LA LACTANCIA MATERNA

Primera semana de agosto

AGOSTO 2009

En 1990, en la Cumbre Mundial reunida con el lema “La lactancia materna en el decenio: una iniciativa mundial”, 30 países firmaron una declaración instituyendo la semana internacional de la lactancia materna, declarando un compromiso de apoyo a la misma. Del mismo modo se establecieron 10 pasos que deben ser cumplidos por centros hospitalarios, maternidades y centros de salud para garantizar un adecuado nivel de calidad asistencial a todas las madres tras el parto y el inicio de la lactancia.

LOS 10 PASOS


pecho a demanda1
Disponer una política por escrito relativa a la lactancia natural conocida por todo el personal del centro.

2 Capacitar a todo el personal para llevar a cabo esa política.
3 Informar a las embarazadas de los beneficios de la lactancia materna y como realizarla.
4 Ayudar a las madres a iniciar la lactancia en la                                                            media hora siguiente al parto.

el-pecho-materno5
Mostrar a la madre como se debe dar de mamar al niño y como mantener la lactación incluso si se ha de separar del niño.

6 No dar a los recién nacidos más que la leche materna.
7 Facilitar la cohabitación de la madre y el hijo 24 horas al día.
8 Fomentar la lactancia a demanda.
9 No dar a los niños alimentados a pecho chupetes
10 Fomentar el establecimiento de grupos de apoyo a la lactancia materna y procurar que las madres se pongan en contacto con ellos.