El estridor de la laringe

By | 30 octubre, 2021
Share on FacebookTweet about this on Twitter

EL ESTRIDOR Y SU SIGNIFICADO

Lo que hay que saberestridor3

Noviembre 2021

La respiración normal en un lactante o un niño pequeño debe ser silenciosa. Toda obstrucción o estrechez en las vías aéreas provocan un sonido que podrá ser más o menos audible.

En las vías respiratorias bajas, la obstrucción de los bronquios suele provocar sibilancias, un sonido fino que generalmente es escuchado cuando el médico apoya su estetoscopio. En cambio, cuando la estrechez se encuentra entre la laringe y la tráquea el sonido suele escucharse de manera directa y se lo denomina estridor. El mismo podrá escucharse cuando el niño inspira el aire, cuando lo exhala o en los dos tiempos respiratorios, dependiendo generalmente de la localización de la obstrucción.

estridor1

La laringe interviene tanto en la deglución como en la respiración y su compromiso tendrá repercusión en alguna de ellas o en ambas. La afectación de la voz o el llanto en los niños pequeños suele ser característica, dada la presencia de las cuerdas vocales en su interior.

El estridor como tal puede tener diferentes orígenes y probablemente los síntomas que lo acompañen, la edad y algunos antecedentes pueden guiar no sólo al médico sino también a los padres para encontrar el motivo de ese “ruido” al respirar.

En los recién nacidos y lactantes las malformaciones a nivel de la laringe suelen ser las causas frecuentes del estridor y, dentro de ellas, el cuadro denominado laringomalacia es el de mayor incidencia.

La causa es la flaccidez o debilidad de las paredes laríngeas que en el momento de la inspiración colapsan, estrechando de ese modo la luz y generando el sonido. En estos casos el estridor comienza habitualmente durante la primera semana de vida y suele incrementarse durante el llanto, la alimentación o cuando se pone al bebé boca arriba.

La laringomalacia requiere la consulta a un especialista que generalmente, por medio de la observación endoscópica de la laringe, confirmará el diagnóstico. Según la zona comprometida de la misma y su extensión dependerá el tratamiento y su evolución. Generalmente el cuadro se resuelve en forma espontánea y definitiva a partir de los 6 meses a medida que las paredes de la laringe adquieren mayor estructura y dejan de colapsar. Sin embargo, durante su transcurso habrá que tener cuidado durante la alimentación, evitando atragantamientos, controlando si la obstrucción produce además dificultad respiratoria o si como resultado de la misma no se observa un progreso de peso adecuado. Del mismo modo si aparecen apneas durante el sueño. Algunas veces sucede que el estridor reaparece en la adolescencia y los padres recuerdan el antecedente de la laringomalacia.

estridor2

Hay muchas otras malformaciones sobre la laringe que pueden provocar signos y síntomas similares, pero son mucho menos frecuentes. No obstante, el diagnóstico dependerá, como se dijo anteriormente, de la observación de la laringe por el especialista.

Los cuerpos extraños constituyen también la atención en esta parte del árbol respiratorio. La laringe es la localización menos frecuente de los mismos, a excepción en los menores de un año en los que pueden constituirse en una emergencia al obstruir la luz en forma parcial o total. Numerosos objetos pequeños deglutidos por niños durante estas edades pueden quedar atravesados en esta región. Los cuerpos extraños pueden ser finos y puntiformes como las espinas de pescado, redondeados y blandos como las aceitunas y las uvas o laminares y blandos como los trozos de cáscara de huevos.

estridor4

La obstrucción de la laringe en estos niños puede comprometer la vida si el objeto no permite la entrada y salida de aire por esta vía. El episodio se presenta bruscamente durante la comida llevando al ahogamiento del niño provocando brusco estridor y tos como intento en desobstruir la laringe. Hay maniobras específicas que todo padre o cuidador debe conocer y que pueden salvar una vida.

estridor6

estridor5Si la obstrucción es parcial, el objeto queda alojado a nivel laríngeo y comienza a dar síntomas que al inicio pueden confundirse con laringitis infecciosas. De esta forma aparece el estridor, la tos, la disfonía y la dificultad respiratoria en forma progresiva. El objeto en cuestión queda adherido a las paredes produciendo lesiones laríngeas de distinta índole. Estadísticamente ocurre en forma más frecuente en varones entre 1 y 3 años. La curiosidad, la exploración del ambiente por medio de la boca, la deglución inmadura, la propensión de los niños a la distracción y a jugar mientras comen y la falta de experiencia en diferenciar los objetos que se comen de los que no son comestibles son los principales motivos de estos accidentes durante esta etapa de la vida.

Aunque la obstrucción pueda ser parcial algunas veces el edema producido por la inflamación de las paredes puede terminar ocluyendo en forma total la luz y producirse la asfixia seguida de muerte.

En caso de imposibilidad de respirar, tos brusca, gran dificultad para hacer ingresar el aire y tonalidad azulada de sus mucosas, (cianosis), es probable que la obstrucción sea total. Se debe actuar rápidamente iniciando las maniobras de desobstrucción. Sin embargo, si el niño puede respirar, a pesar de la tos y el estridor, es aconsejable no realizarlas dado que pueden mover al objeto y obstruir la luz en forma total. La consulta a un servicio de urgencia es fundamental.

En realidad, el mejor tratamiento debería ser siempre la prevención, controlando a los niños pequeños durante la alimentación y/o el juego, descartando objetos pequeños o punzantes que puedan ser deglutidos.

Muchos niños con tos a repetición y cuadros interpretados al inicio como laringitis terminan siendo cuerpos extraños alojados en la laringe, encontrando seguramente algún episodio de ahogamiento no tenido en cuenta en su momento. En estos casos la extracción del objeto y el tratamiento de las lesiones provocadas por el mismo son siempre resorte del especialista en endoscopía.

Fuente: Rodríguez H. y col. «Estridores laríngeos en recién nacidos y niños». Programa Nacional de Actualización Pediátrica. S.A.P. 2021.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *