Bebidas y alimentos no saludables

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Estrategias de marketing

sobrepesoBEBIDAS Y ALIMENTOS NO SALUDABLES DIRIGIDAS A NIÑOS Y ADOLESCENTES

Abril 2019

La obesidad infantil constituye en la actualidad uno de los principales problemas de la salud pública a nivel mundial. Los datos obtenidos en 2017 revelan que un 6% de niños la sufren en todo el mundo y en nuestro país las cifras alcanzan al 9,9%. Si nos referimos a los adolescentes, el año 2012 revelaba un 28,6% de jóvenes con exceso de peso.

agua2

La publicidad y la promoción de bebidas y alimentos no saludables, con alto contenido de azúcares, sal y/o grasas mediante los grandes medios de difusión, fueron identificadas como una de las causas relevantes en  la aparición, mantenimiento y expansión de la obesidad.

De esta forma el consumo de los mismos se inicia desde muy temprana edad acompañada por los anuncios televisivos, las propagandas en la vía pública y  las redes sociales.

Los adultos no están exentos de la fascinación por estos productos, contribuyendo a la transferencia generacional de los malos hábitos en la alimentación. De esta forma el niño se acostumbra a encontrar estos envases no solo en los avisos sino también en su casa y los consume del mismo modo que sus padres.

Como se dijo anteriormente, la publicidad es la gran aliada para la difusión de estos productos y las estrategias para que lleguen al público joven se renuevan en forma casi constante.

Una de ellas está constituida en  el diseño de los envases. Las grandes marcas invierten fortunas para incluir en sus etiquetas los dibujos o personajes más populares del momento en la TV o el cine.

agua1

Una estrategia algo más reciente consiste en el auspicio de competencias deportivas que en forma paradójica asocian una actividad generadora de bienestar y de salud con productos que nada tienen que ver y que claramente perjudican a la misma. Más aun cuando la población participante la constituyen niños, adolescentes y jóvenes.

La influencia de la publicidad en la alimentación en esta franja etaria,  favoreciendo el consumo de alimentos y bebidas con altos contenidos de sodio, azúcares y grasas,  ha sido documentada en forma fehaciente y abundante en numerosos estudios a nivel mundial. En todos ellos hay una asociación significativa entre la proporción de niños con obesidad y el número de avisos publicitarios de estos productos por hora en televisión. Del mismo modo, existiría un círculo vicioso: a mayor sedentarismo mayores posibilidades de ver televisión y mayores chances de desarrollar obesidad.

agua7Las categorías de productos más publicitados lo constituyen las bebidas azucaradas y las de bajas calorías que incluyen incrementos importantes en la cantidad de sodio en sus composiciones. Le siguen los cereales para el desayuno, las golosinas, los postres y las llamadas comidas rápidas. Estas publicidades suelen tener mayor frecuencia durante la programación infantil.

Una estrategia más novedosa pero tan perjudicial como las anteriores es la promoción de alimentos que facilitan el llamado “picoteo”. Sustancias de poco volumen, gran contenido calórico, con menor índice de saciedad impidiendo por lo tanto la inclusión en la dieta de opciones saludables.

sobrepeso2

El patrocinio de eventos deportivos es una de las formas de publicidad a la que están expuestos claramente niños y adolescentes. Alcanza los diferentes niveles deportivos, desde torneos escolares hasta nacionales, regionales e internacionales. En ellos no sólo la publicidad de la marca acompaña el desarrollo de los mismos sino que muchas veces el producto  es ofrecido como muestra gratis a los participantes. Se pudo establecer que dicha estrategia obra en muchos chicos como un sentimiento favorable hacia la marca que motiva comprar posteriormente el producto como forma de agradecimiento por apoyar el deporte favorito.

marketing

En nuestro país, por ejemplo, la principal marca de bebidas gaseosas patrocina una competencia intercolegial destinada a estudiantes de escuelas secundarias de 13 a 15 años de edad. Durante los partidos, los/las estudiantes  como refrigerio reciben una botella de gaseosa  o bebida deportiva.  Aún más, durante los recientes Juegos Olímpicos de la Juventud realizados en Buenos Aires en octubre de 2018 se han desplegado publicidades gráficas  tridimensionales distribuyendo la bebida deportiva de dicha compañía, nominada como “hidratador oficial” de dicha competencia.

marketing2

Siguiendo con Argentina, la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud reveló el consumo de bebidas azucaradas en el 46% de los niños menores de 2 años mientras que 1 de cada 2 adolescentes las consumía  2 o más veces al día. Esto ha llevado a nuestro país en constituirse entre los 4  mayores consumidores de bebidas azucaradas a nivel mundial, con un promedio de 133 litros por habitante al año.

El consumo de estas bebidas está fuertemente vinculado  al desarrollo de obesidad en niños y adolescentes, teniendo un riesgo aumentado de sufrir enfermedades derivadas de la misma como la diabetes,  el hígado graso, desórdenes hormonales y problemas ortopédicos. A su vez tienen mayores probabilidades de seguir siendo obesos en la adultez, lo cual incrementa el riesgo de enfermedades metabólicas y cardiovasculares.

agua4

A nivel  internacional y también dentro del ámbito de nuestro país existen normas referidas a la publicidad de alimentos, prohibiendo las que induzcan a comportamientos perjudiciales para la salud.  Sin embargo no apuntan a limitar la exposición de los niños a anuncios de alimentos y bebidas no saludables.

Las organizaciones profesionales, académicas, de defensa de los derechos de los niños, etc. deberían intervenir en forma efectiva en evitar que tales acciones continúen.

La responsabilidad de proteger el derecho a la salud,  en especial de niños y terceros, como las empresas de alimentos, utilizan su posición para influir en los hábitos alimentarios fomentando directa o indirectamente dietas poco saludables que afectan negativamente  la salud de las personas.

Fuentes: Piaggio L. “Bebidas azucaradas y patrocinio de eventos deportivos”. Archivos Argentinos de Pediatría 2019.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *