Verano y Coronavirus

Share on FacebookTweet about this on Twitter

La pandemia también hace turismo

EL VERANO Y LA PREVENCIÓN DE CONTAGIOSvacaciones covid2

Febrero 2021

La pandemia por Covid 19 ha modificado el comportamiento y las costumbres de la población mundial. La llegada del verano y las vacaciones no son ajenas a dichos cambios.

Adaptarse a la “nueva normalidad” también incluye cuidarse en este período del año, más aún cuando está cercana la vacunación contra la enfermedad. Si el trabajo y la escuela pudieron adaptarse a la pandemia, con todos los inconvenientes conocidos, las vacaciones deben modificar algunas costumbres y hábitos muy arraigadas en la mayoría de la población.

Por fortuna, disfrutar del mar, las sierras o las montañas implican actividades generalmente al aire libre donde la transmisión viral es más difícil. Sin embargo, el riesgo de contagio siempre existirá toda vez que no se cumplan las normas que acostumbramos cumplir durante el año pasado:  barbijo, distanciamiento social, no compartir vajilla ni mate y frecuente lavado de manos.

vacaciones covid4

Es difícil cumplir el distanciamiento cuando se veranea en grupos numerosos, en especial de amigos. Estos grupos, en los cuales se comparte casi todo, con sólo uno de sus integrantes que desarrolle la enfermedad, aunque sea asintomático, contagiará al resto. Más aún si hubiera interacción con otros jóvenes como puede suceder en fiestas clandestinas o lugares cerrados. Difícilmente ellos desarrollen formas graves de la enfermedad, pero serán transmisores hacia el resto de la comunidad.

Es complicado cumplir y hacer cumplir el distanciamiento social en playas habitualmente muy concurridas. Basta recordar fotos de tantos veranos anteriores en las que una sombrilla y un mate conglomeraban a más de una familia. Juega a favor el ambiente abierto de estos lugares en los que se sabe se reduce la posibilidad de contagio. Sin embargo y a pesar de ello existen situaciones que pueden facilitarlo como lo son no usar barbijo y toser o estornudar sin ninguna protección. En algunas circunstancias la distancia social debe extenderse aún más. El viento, muy frecuente en nuestras playas, puede llevar el contagio más allá de los 2 metros por medio de las gotitas de saliva o moco dispersadas. El tiempo húmedo también podría favorecer la sobrevida del virus.

vacaciones covid8

Se suele preguntar acerca de la posibilidad de contagio a través del agua, ya sea de mar, río o pileta de natación. A la fecha no hay publicación científica que haya comprobado tal riesgo. El agua de mar con su movimiento y su componente salino probablemente dificulten la supervivencia del virus. En todas ellas además se requeriría una cantidad adecuada de virus para provocar el contagio, cifra difícilmente alcanzable con la dilución a la que son sometidos.

El calor es otro ítem a considerar. El Coronavirus es un virus respiratorio y como todos los de su grupo se desenvuelven mejor en climas fríos que en cálidos. Si bien intervienen muchos factores al respecto, las mayores olas de contagios han ocurrido en temperaturas frías a templadas. Sin embargo, el clima cálido no es un obstáculo infranqueable para el virus para desestimar su circulación, como muestran las últimas estadísticas en nuestro país y en zonas cálidas de nuestro continente. Por otra parte, está comprobado que la humedad ambiental favorece la transmisión viral.

vacaciones covid5

Otra duda que puede acechar a los veraneantes es la posibilidad de contagio a través de la arena o la tierra.  A menos que haya secreciones respiratorias recientes en las mismas esta vía de contagio sería sumamente infrecuente. Además, el calor de la luz solar sobre ellas dificultaría en gran medida la supervivencia del virus.

Los residuos abandonados en la playa pueden ocasionar contagios. Así los pañuelos, vajilla y bombillas descartables arrojados a la playa pueden transmitir la enfermedad en caso de que sean relativamente recientes y manipulados sin una adecuada higiene posterior o protección adecuada.

playas mordeduras3

Es importante aprovechar las vacaciones para visitar lugares donde se pueda disfrutar el medio ambiente, evitando la estadía en ciudades o lugares que por más singulares que parezcan tengan elevada circulación de gente. Hay estudios señalando que las micropartículas de smog podrían servir de transporte al Covid 19 para elevar su contagiosidad.

vacaciones covid7

En resumen, lo más importante para estas vacaciones es que las mismas se adapten a la nueva normalidad. El riesgo real y concreto es “bajar la guardia” y dejar de adoptar las medidas básicas de protección: distanciamiento social, uso de barbijo, frecuente lavado de manos y buscar ventilación en ambientes cerrados, como por ejemplo los restaurantes.

vacaciones covid6

El peligro real es confiarse y sentir que por estar de vacaciones uno puede olvidar estas medidas.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *