Dificultades durante la lactancia

Share on FacebookTweet about this on Twitter

PECHO, EL ALIMENTO DEL BEBÉ

A cada dificultad una soluciónPECHO

Agosto 2019

Dar pecho en forma exclusiva y a demanda no significa esperar a que el niño llore en forma desconsolada para que el mismo sea ofrecido. Es importante saber reconocer signos precoces que indican que la hora de alimentarlo se acerca. De esta forma se evitará la irritabilidad del bebé y su voracidad que algunas veces suele provocarle atragantamientos momentáneos, regurgitaciones y gases.

Especialmente en los recién nacidos y en madres que están criando a su primer hijo la detección de estos signos precoces de hambre pueden ayudar a una experiencia más placentera en el momento de dar el pecho. El despertar del bebé, el movimiento y sacado de la lengua más frecuente, la respiración más frecuente y los chasquidos de su boca son los signos previos al llanto implorando la mamada.

pezon8

Un niño que inicia la succión del pecho materno sin llegar al llanto o a la irritabilidad es un buen comienzo para la puesta al pecho.

pecho a demanda 4Los seres humanos tenemos abolidos instintos que mayoría de las especies vivientes conservan. Uno de ellos es el amamantamiento. El éxito alcanzado por poder alimentar en forma exclusiva por medio del pecho sería sólo una circunstancia normal dentro de la vida de cualquier mamífero. Sin embargo en el caso de los humanos la técnica de administrar el pecho debe ser transmitida generacionalmente, siempre y cuando la familia cuente con esa experiencia, por la ayuda del equipo obstétrico y, en forma paradójica también por el bebé que conserva sus reflejos y en forma natural suele “ayudar” a su madre eligiendo la mejor postura para saciar su hambre.

Sin embargo hay casos en los cuales el acople entre madre y bebé puede ser más dificultoso. Falta de agarre o tironeamiento del pezón por el bebé, vaciado incompleto de la mama provocando dolor, incomodidad en la posición, etc.

La mayoría de los fenómenos comentados pueden ser secundarios a la mala técnica empleada para brindar el pecho y pueden ser diagnosticados con la sola observación del niño y la madre durante la puesta al seno.

  • Es importante llevar el pecho al bebé y no a la inversa. O sea el cuerpo del bebé debe estar alineado en un mismo eje y pegado al cuerpo de la madre.
  • Para tal fin se debe mantener sostenida la cabeza, en caso de ser recién nacido, y el resto del cuerpo. No es necesario separar el pecho de la nariz del bebé.
  • Para agarrar el pecho, es útil colocar cuatro dedos por debajo del pecho y el pulgar sobre el mismo, pudiendo este último ejercer ligera presión favoreciendo el acople con la boca del bebé.
  • Suele ser útil tocar al inicio los labios del bebé con el pezón, estimulando la apertura de la boca. La misma debe estar bien abierta para poder comenzar con la alimentación.
  • Durante la succión, el labio inferior debe encontrarse por debajo del pezón, o sea el mentón y el labio inferior deben tocar el pecho antes que el labio superior.
  • Las mejillas deben estar redondeadas, sin observarse hoyuelos o chasquidos al mamar.

pechoinmunidad5

Los chupetes se deben evitar hasta que la lactancia materna esté bien instalada, generalmente alrededor de la tercera semana de vida, a fin de evitar confundir al bebé con el pezón y la tetina.

Alentando el contacto piel a piel suelen obtenerse resultados positivos en los casos de acoples dificultosos. Forzar al bebé para que succione sólo logra irritar a ambos.

Siempre hay métodos alternativos para resolver los casos más difíciles. Todos incluyen a la leche materna y generalmente son provisorios hasta tanto se mejore el acople del bebé con el pecho. La leche de fórmula nunca es la solución.

Fuente: Conti R. «Dificultades durante la lactancia» . Programa Nacional de Actualización pediátrica. S.A.P. 2018.

Seguí también a La Carta del Doctor enlogo-facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *